martes, 6 de diciembre de 2016

Ideas para decorar con radios antiguas

¿Aún conserva alguna vieja radio en el trastero? Sí, sí, una de esas radios antiguas setenteras que se usaban hace 4 décadas en las casas tipo “Cuéntame”… Si todavía anda perdida por algún rincón, está de enhorabuena porque tiene entre manos el complemento perfecto para decorar en los estilo retro y vintage, tan en boga hoy en día.
Suele decirse que las modas vuelven o que “todo está inventado”, y en decoración también ocurre. Es curioso cómo cuando vivimos en el presente una nueva tecnología y aparece la siguiente innovación, pocas veces solemos conservar la anterior. ¿Quién mantendría ahora su DVD cuando se ha comprado un nuevo y flamante BluRay? Ay qué tiempos aquellos del Spectrum, quién lo pillara ahora mismo aunque sólo sea por nostalgia.
En fin, si es un “guardiñas”, de esos que no tira nada “por si acaso”, en esta ocasión ha hecho bien, porque estos objetos se han vuelto de los más preciado (en el más amplio sentido de la palabra, que una va por Portobello o por CandemTown y vaya con los precios…) El caso es que tras el reinado del minimalismo, el retro y el vintage volvieron con fuerza y de paso con toda su parafernalia añadida (radios antiguas, teléfonos de auricular, relojes con un aire de Agatha Christie…)
En su momento vimos que una de las principales diferencias entre ambos estilos, aparte de un cierto decalaje de fechas, es que la decoración retro “imita” al estilo de los años 70 mientras que la decoración vintage “recupera” objetos de los 50-60… No obstante, ya estemos hablando de radios antiguas de verdad (vintage) o fabricadas hoy al estilo de los 70 (retro) lo cierto es que quedarán genial en cualquier rincón si buscamos este efecto.
Si quiere decorar con radios antiguas, lo suyo es darle cierto protagonismo. Según el tamaño, podrá o bien colocarla sobre una pequeña balda, o bien sobre un aparador o directamente como aparador en sí (y es que antiguamente se vendían auténticos mamotretos)… Si son muy voluminosas lo mejor es que vayan solas; si son pequeñas, puede acompañarlas de algún otro pequeño objeto, como una plantita, unos libros, un par de tazas…
En cuanto a colores, las nuevas radios de estética retro las encuentra en una gama muy amplia, por lo que puede elegir desde el azul al salmón, pasando por todo un clásico: el color crema. Las tiene incluso de dos colores y hasta en patrones con motivos diversos; por variedad que no quede…
Si en cambio ha recuperado la suya del trastero, lo más probable es que sea una mezcla de madera antigua o tonos marrones en general. En este caso no le recomendamos que la “tunee”. Déjela tal cual, que se le noten los años. No importa si funciona o no, estamos hablando de decoración, así que lo importante es que quede bien y le dé ese toque añejo.
Finalmente, en cuanto a la ubicación, para gustos los colores: los hay quien las tiene en el salón, otros en el pasillo y hay quien las prefiere en el baño o en la cocina… Y es que en eso radios antiguas y actuales se parecen: uno se las puede llevar de un sitio a otro y siempre andan rondando por distintas zonas de la casa.
Eso sí, si es coleccionista (que también los hay) lo ideal es que las coloque todas de forma visible en un mismo espacio: una estantería, un mueble específico, un par de baldas… Si son muchas quedan mejor juntas que todas desperdigadas.
Por si quiere rememorar viejos tiempos, aquí le dejamos una muestra de cómo la estética de las radios antiguas puede quedar de lo más “in” en un interior actual.

Vía: Decofilia