jueves, 1 de diciembre de 2016

Distribución de cocinas en L

Volvemos a la distribución de cocinas con uno de los tipos más comunes en decoración de interiores: las cocinas en L
Este tipo de distribución, como su nombre indica, implica ubicar la cocina en dos áreas en forma de L (L-shape), es decir, formando un ángulo de 90º a lo largo de dos muros perpendiculares entre sí.
Al igual que las cocinas en línea o las cocinas en dos frentes, este tipo de distribución es ideal para cocinas pequeñas, normalmente de forma rectangular o cuadrada. Cuando es cuadrada, suele aprovecharse el hueco que deja la L para colocar un office con una mesa redonda para 4 comensales.
Este tipo de cocina es tanto válida para cocinas cerradas como abiertas al salón, siendo muy habitual en estas últimas, pues permite aprovechar muy bien el espacio y conseguir a la vez una cocina más amplia y práctica que una cocina en en línea. También es muy típica en cocinas que cuentan con una mocheta en un extremo (que puede alojar bajantes, chimeneas, etc.), pues ese espacio inutilizado se aprovecha como esquina de la L para igualar la forma de la cocina, ayudando al diseño.
En la distribución de cocinas en L, lo más habitual es que en la esquina del frente más largo se sitúen el frigorífico y la columna horno-micro (en caso de haberla), y a continuación, dejando una separación suficiente, la zona de cocción. El fregadero por su parte suele ubicarse en el otro área (el lado corto de la L) dado que en muchas ocasiones precisamente ese muro cuenta con alguna ventana o ventanal que imposibilitan colocar la campana extractora o el frigorífico, consiguiendo a la vez un triángulo de trabajo cómodo y adecuado.
Las cocinas en L tienen la ventaja frente a las cocinas en U que sólo disponen de una esquina, que siempre resultan incómodas, de modo que aprovechan bastante bien la capacidad de almacenaje. Si en lugar de esquina encontramos la consabida mocheta, el aprovechamiento es completo.
En ocasiones, cuando el lado corto no cuenta con ventana, se utiliza para colocar las columnas frigo-horno/micro y despensa, creando todo un bloque alto a lo largo del muro, del que sale en perpendicular la encimera de trabajo cubriendo el otro muro. Todo dependerá por tanto del tipo de cocina y de dónde estén situadas las puertas, ventanas y zonas de paso.
Como tip decorativo, estas cocinas quedan muy bien a dos colores, situando en la zona inferior un color más oscuro o vivo y en la zona superior un tono blanco o claro. En cualquier caso, como podrá comprobar en estas imágenes que hemos seleccionado, la distribución de cocinas en L puede resultar de lo más estética.

Vía: Decofilia