lunes, 14 de noviembre de 2016

Usos alternativos y originales para decorar con cortinas.

Su empleo no tiene por qué estar restringido a las ventanas. Si le echamos un poco de imaginación encontraremos nuevos usos que por lo general tendrán como denominador común un coste más económico que su alternativa habitual y estilo muy personal.
Cortinas como separador de espacios
Si queremos una distribución diáfana y abierta en nuestra vivienda, emplear cortinas para delimitar cada estancia es una buena opción alternativa. Nos permite enmarcar y diferenciar un espacio de otro de modo temporal y retirar las cortinas cuando deseemos un espacio continuo para las visitas.
Las cortinas como separador de espacios son un sistema ligero y decorativo para dar privacidad a una o más zonas de nuestra casa. Funcionan especialmente bien en ambientes de estilo contemporáneo y en los de estilo bohemio por su carácter orgánico y pulcro.
Puede elegir cortinas en el mismo tono o color de sus paredes si desea que se integren en el espacio, o decantarse por un color diferente si prefiere que contrasten con el resto de su hogar.

Cortinas enmarcando la cama

La zona de cama es un espacio íntimo y nada mejor que una cortina para crear ese marco privado de un modo relajado o con un punto romántico.

En este caso tienes la opción de ubicar las cortinas a cada lado de la cama colgando de un dosel o un sistema de sujeción ligero, o enmarcar la zona previa del dormitorio a su cama con ellas a modo de antesala al espacio de descanso.

En ambos casos, elíjalas en telas suaves, finas y naturales como el lino o el algodón que permitan la circulación del aire para un óptimo confort durante la noche.

Cortinas como cabecero de cama

Las cortinas fueron pensadas en origen para enmarcar ventanas, pero ¿ por qué no aprovecharlas también para recrear un espacio cálido como cabecero de cama? Su caída y textura las convierten en la alternativa perfecta para delimitar la pared principal dándole un punto de carácter y estilo al dormitorio sin ocupar mucho espacio y sin que nos cueste un riñón.

Armarios y Vestidores

¿Hay algo más sencillo que abrir una puerta? Sí, correr una cortina. Sin duda, las cortinas como uso alternativo a las puertas de sus armarios son una opción ligera y agradable a la hora de vestirse cada mañana: De un solo golpe podrá ver toda su ropa u ocultarla cuando lo tenga un poco revuelto.

El resultado es muy elegante y práctico si quiere darle otro estilo a su dormitorio fuera de lo convencional.

Puertas y Accesos

Si quiere vestir un poco sus cerramientos de vidrio como puertas o mamparas de ducha, la cortina es lo más idóneo. Aportan calidez y privacidad en casos de baño compartido maximizando su funcionalidad en el día a día y creando una atmósfera más agradable. También puede emplear las cortinas para enmarcar accesos sin puertas como los de terrazas o porches continuos y crear diferentes áreas.

Cortinas diferentes para vestir la bañera

Aunque el empleo de cortinas en duchas y bañeras es más que habitual en los baños de medio mundo, una opción original que se sale de lo corriente, especialmente para darle un toque chic y femenino a esta estancia, es utilizar finas cortinas con puntillas y relieves como si se tratara de un pequeño altar.

Este tipo de cortinas quedan especialmente bien con bañeras exentas y en estilos vintage y shabby chic.

Vía: Decofilia