miércoles, 30 de noviembre de 2016

Una casa que se convirtió en 5 luminosos estudios

En el corazón del distrito artístico de Oporto, en un edificio del siglo XIX, se sitúa esta magnífica reforma que logra dotar de esencia doméstica y ambiente sencillo a cada una de las estancias. Un rincón agradable en la ciudad, con un diseño delicado y amable, de la mano del estudio de arquitectura portuense depA, quienes saben interpretar el espíritu del barrio y plasmarlo en su arquitectura. Un referente de diseño en la ciudad.
Fotografía: José Campos
Reforma creativa

El edificio de 3 plantas, situado en el 307 de la calle Rosario, era antaño propiedad de una sola familia. La intervención logra aunar bajo el mismo techo a una familia que lleva 36 años viviendo en esta misma casa, y a otros dos arquitectos enamorados de la ciudad. El proyecto estructura las plantas en 5 estudios que logran dotar de independencia y a la vez uniformidad a los espacios, y proporcionan un soporte versátil para que tanto familias como visitantes puedan habitar cómodamente y vivir de manera creativa y flexible.
Historia y calma
La lista de materiales empleados en la reforma es breve. Con unas pocas normas se cubre el espectro de espacios con acabados suaves y tonos pastel, que invitan al descanso en un entorno acogedor. La abundante luz que llega de los generosos huecos de fachada enciende las estancias y nos guía a través de los espacios. El tratamiento uniforme de los espacios comunes y los más íntimos, difumina la línea entre unos y otros y nos mantiene en un entorno cuidadosamente tratado con un diseño que incorpora elementos históricos y trazos contemporáneos.
Con luz y buen gusto
Los espacios de día se bañan de luz a través de las ventanas, que conservan las carpinterías originales, pintadas en tonos avainillados como filtro hacia el interior. La tarima de robusta madera recuperada imprime carácter a la estancia y el color tostado contrasta con el blanco de las vigas del techo, que nos dejan adivinar la tradicional cubierta a dos aguas. El mobiliario, de líneas sencillas y acabados suaves combina nuevos diseños con piezas históricas, en un juego de escenas domésticas, de silencio y claridad. Cada espacio es una nueva oportunidad de intervención, y los arquitectos prestan atención a todos los rincones, sacando el máximo partido de la arquitectura existente. Un ejemplo de ello es el aprovechamiento del espacio bajo cubierta para alojar un dormitorio en altillo, convirtiendo una de las estancias en un cómodo y luminoso loft. Una casa llena de sorpresas.
Soluciones adaptables
Los apartamentos articulan las estancias de manera creativa en los espacios disponibles, conservado en ocasiones el trazado original de la antigua vivienda. Las soluciones se adaptan a las dimensiones, gracias a la versatilidad del diseño. Así, con madera de pino con tratamiento antihumedad, se resuelve un mueble de cocina que suma encimera, armarios, y frente de protección, todo con acabado de barniz natural, integrado el el espacio general. Esta solución de cocina se adapta a cada una de las plantas en situaciones diferentes, a veces añadiendo armarios de almacenamiento con los mismos acabados. El proyecto persigue la uniformidad general del diseño, atendiendo a las particularidades espaciales.
Recursos bioclimáticos
Uno de los tesoros del proyecto es la sucesión de espacios de la fachada al interior. La intervención contempla un espacio invernadero que actúa de amortiguador climático y programático entre fuera y dentro. Un esquema que da lugar a nuevos espacios de disfrute que captan la radiación solar en invierno, y se abren al exterior para favorecer la ventilación cruzada en los meses más cálidos. La fachada acristalada, con estructura de madera se convierte en una segunda piel, que protege la vivienda. La madera es una aislante térmico natural, y contibuye al ambiente relajado de los espacios con notas tostadas. El suelo se cubre con un pavimento vinílico de estampado alegre, y se decora la estancia con plantas de interior. Un espacio en el que pasar largas tardes invernales al sol.
Nuevos espacios en fachada
Una nueva muestra de cómo puede funcionar este espacio intermedio nos hace entender las ventajas de este tipo de estancias. Espacios versátiles que absorben la luz natural y la transmiten al interior, exprimiendo las horas de sol. La inclusión de carpinterías practicables entre la trama estructural aporta el giro de 180 grados que nos permite hacer uso del espacio en cualquier momento del año. La interiorismo hace alarde de diversidad, mezclando estilos y piezas de anticuario con modernos elementos de diseño.
El sueño bajo cubierta. Un nuevo dormitorio aprovecha un espacio abuhardillado y lo convierte en una estancia de calma y quietud. Los tonos suaves de la tarima combinan con la madera de pino del mueble a medida de la cama, que con un solo gesto resuelve el somier, cabecero, mesilla y almacenamiento. Un interior que nos muestra un nuevo minimalismo acogedor y una practicalidad sensible, que tiene en cuenta la esencia histórica del edificio, con trazos contemporáneos y soluciones originales. Se aprovechan las vigas de la cubierta para crear un ritmo de luz y sombra, y destacar así las características del espacio bajo cubierta, siendo fiel a las aspiraciones de confort.

Para más información visiten: depA
Vía: habitissimo