sábado, 12 de noviembre de 2016

Sistemas de televisión suspendida

Hoy nos centramos en un tema que suele llamar la atención de muchos por la necesidad de combinar tecnología y diseño adaptándolo a la decoración: nos referimos a los sistemas de televisión suspendida.
Lo primero que quizá nos preguntemos es qué tiene de especial una televisión suspendida frente a la manera tradicional de colocarla (sobre una bancada o un aparador). Lo cierto es que se trata de una buena alternativa para integrar la televisión en el ambiente general como si de un cuadro se tratara, consiguiendo una mezcla perfecta de orden y diseño y librándonos de los molestos cables a la vista (siempre, claro está, que se proyecte antes de hacer la obra).
Además, este sistema de suspensión del televisor es un elemento clave en los estilos contemporáneo y minimalista, que apuestan por una estética despejada y pulcra. Si le añadimos que las televisiones cada vez son más grandes, colocarla en la pared crea un “efecto cine” que muchos buscan a la hora de ver su película o serie favorita.
Existen diferentes maneras de integrar el televisor en nuestra decoración y casi todas ellas pasan por los sistemas de televisión suspendida, ya sea de forma exenta (sin nada alrededor), integrada en el tiro de una chimenea, elevada sobre nuestros muebles de almacenaje e incluso resaltada mediante algún panel decorativo que la enmarque.
Para ello hay que conocer qué aspectos técnicos conlleva instalar una televisión suspendida. Vamos con ellos:

Instalación

Un aspecto esencial que es necesario conocer a priori es que no hay un modo de instalar un televisor en suspensión sin hacer una mínima obra si no queremos medias tintas y que nada quede a la vista. Algunos hacen la chapucilla de colocar una regleta que oculte los cables hasta los enchufes actuales, pero desde el punto de vista estético, esa no es la solución (si no quiere hacer obra, le recomendamos deje la TV apoyada sobre los muebles y esconda los cables por detrás).
Sin embargo, aunque meterse en obras es algo que asusta a muchos, en realidad no tiene gran complejidad: se basa en crear una pequeña roza o zanja estrecha desde la ubicación actual de nuestra toma de televisión y de corriente hasta el punto donde irá suspendida la televisión para trasladar el cableado por el interior de la pared hasta ese punto y mantenerlo oculto.
Después de esto, una vez hayamos comprobado que las conexiones funcionan, taparemos la zanja mediante mortero como haríamos con cualquier desperfecto, pintamos y listo.
Ahora sólo nos queda decidir qué sistema de suspensión queremos. Podemos elegirlo fijo, que consiste en una pletina específica que podemos encontrar en el mercado atornillada a la pared y sobre la que insertaremos nuestra televisión suspendida o bien podemos optar por un brazo extensible que nos da más juego para extraer el televisor y orientarlo en diversas direcciones para mayor comodidad y funcionalidad en el día a día, aunque estéticamente sea menos visual.
Como ve, el proceso de instalación no tiene gran complejidad y podríamos tener lista nuestra TV suspendida en un tris. Eso sí, para que vaya acorde al resto de la decoración podemos elegir entre tres opciones de suspensión decorativa:

Suspensión a pared
Consiste en realizar la instalación anterior sin más, de forma exenta: esto ofrece una visión despejada de cables y la televisión destaca sobre la pared. Es una opción conveniente si deseamos despejar el mueble de televisión y almacenaje inferior, dejándolo libre para decorar en torno a la televisión.

Suspensión integrada

Si queremos integrar la televisión en una chimenea o mueble o bien resaltarla para darle un toque más decorativo, podemos optar por la suspensión integrada. Para ello se debe cajear el mueble en cuestión y posteriormente revestirlo con el mismo u otro material para dar espacio a los elementos de la instalación (pletina o el brazo), e incluso integrar en ella otros equipos como los de sonido.

Paneles de pared

También podemos optar por darle simplemente un aire más decorativo a la televisión suspendida mediante un panel trasero a nuestro estilo e incluso resaltarlo con iluminación indirecta, a gusto del consumidor.

En resumen, una opción que cada vez tiene más adeptos, por lo que terminamos este artículo con algunas ideas más de sistemas de televisión suspendida y de cómo integrarlos en la decoración.

Vía: Decofilia