viernes, 11 de noviembre de 2016

Rehabilitación azul y banca junto al mar, por Tiago do Vale Arquitectos

El azul y el blanco iluminan la reforma de este pequeño apartamento, ubicado en el municipio costero de Caminha (Portugal), que ha sido realizada por Tiago do Vale Arquitectos. La vivienda se construyó en los años 80 y el paso del tiempo se apreciaba en la estructura y organización, mientras los materiales, 30 años de intenso uso y una mala distribución -propia de la época- hacían de él un espacio muy poco acogedor.
Su propietario deseaba una actualización estructural y funcional a bajo coste, pero manteniendo la distribución (con un dormitorio independiente). Por ello, el estudio de arquitectura basó la reforma en sacar el máximo partido a sus cualidades, potenciar la percepción de la luz y del espacio recurriendo a un abordaje minimalista y a la repetición del color blanco.
Situado junto al mar, éste se traslada de forma lúdica al interior del piso a través de un volumen de color azul que se convierte en la pieza central del fresco y vital diseño interior, haciendo que dentro de la vivienda “se viva un verano permanente”. Funcionalmente, este volumen integra la puerta de entrada, el baño y resuelve el mobiliario de cocina. En el panel también se han integrado unos sencillos colgadores con el mismo color azul para los accesorios de la playa.
Para ganar amplitud en el reducido espacio, la cocina comparte un ambiente diáfano con el salón comedor. En el mismo sentido, parte de la pared que separaba el dormitorio del comedor ha sido sustituida por una gran puerta corredera, que permite disfrutar de un espacio más abierto o más cerrado y convencional, como deseaba el cliente.
Explica el arquitecto que “incluso con detalles claramente contemporáneos hubo siempre una voluntad de mantener superficies con texturas y detalles capaces de humanizar la escala de los espacios. Se consiguió inspirándose en la construcción de los años 80, manteniendo el diseño original de las molduras del techo en escayola e introduciendo una superficie cerámica estampada en el área de la cocina”. Ahora este pequeño apartamento está preparado para 30 años más de un uso relajante, sencillo y animado, que evoca la playa en su interior.

Para más información visiten: Tiago do Vale Arquitectos