sábado, 12 de noviembre de 2016

Pasacables para escritorio: ocultar el cableado

Hoy queremos tratar un problema muy común entre los que trabajan mucho en casa o tienen un 
estudio en el que suelen pasar horas: cómo esconder el cableado de un escritorio a través de pasacables.
Y es que, tanto si utiliza a menudo el ordenador en casa como si es un amante de la tecnología, lo habitual es que tenga el escritorio lleno de cacharros: la torre del PC, los altavoces, el subwofer, el Ipod, la pantalla… por no hablar del flexo necesario para iluminar suficientemente la superficie de trabajo.
En estos casos, los cables suelen molestar bastante estéticamente hablando. Como los enchufes suelen estar colocados en la zona inferior de la pared, es inevitable que el cableado acabe subiendo al escritorio para conectar pantallas, flexos y demás, ocupando espacio en la mesa y enmarañándose en un ovillo sin fin. De ahí que ocultar los cables se convierta casi en una obsesión.
Para solucionar este “ruido estético” están los escritorios con pasacables y otras soluciones que esconden estos antiestéticos hilos que contaminan visualmente las paredes de detrás del escritorio o el escritorio mismo. ¡Vamos con ellas!

Bandejas

Una de las opciones más decorativas son aquellos escritorios que ya vienen con bandeja incluida. Éstas suelen estar hechas del mismo material y tonalidad que el resto del escritorio, por lo que pasan desapercibidas.

Los cables suben por una pata o por la pared hasta la bandeja y allí dentro se concentra toda la maraña de cables, saliendo únicamente por un discreto orificio el trocito de cable necesario para enganchar al dispositivo concreto.

Una ventaja de las bandejas es que al tener un tamaño considerable, nos permite alojar dentro de ellas alguna regleta, de forma que no tengamos que enchufar todos los cables en la pared.

Hendiduras

Otra opción para que los cables no se amontonen en la mesa escritorio es incorporar una fina línea que conecta la superficie del sobre de mesa con su parte inmediatamente inferior, donde suelen discurrir hasta llegar a las patas o enchufes.

En este caso, a diferencia de lo anterior, si queremos manipular los cables tenemos que acceder al inferior de la mesa, donde se encuentra “todo el lío”, mientras que con las bandejas podemos manejarlos con mayor comodidad.

Accesorios

Si ya tenemos el escritorio comprado y éste no viene pensado para esconder los cables, siempre podremos añadir algún complemento que nos permita organizarlos o esconderlos más o menos de la vista.

Por ejemplo, unas bolsitas de tela opaca a colgar en el lateral que permitan esconder una regleta desde la que enganchar los dispositivos o, más estético aún, unas bandejas textiles que recorran la mesa y el largo de la pata para llevar los cables discretamente hasta la zona inferior.

Organizadores

Hay quien pone menos atención a la estética pero sí necesita organizar todo el cableado por razones prácticas, ya que luego no hay quien meta mano a la maraña de cables si en algún momento hay que aislar alguno de ellos.

Para estos casos, existen organizadores de muy diversos tipos, desde los que permiten enrollar de forma individual cada uno de los cables para no “liarla” hasta los que, a modo de retícula, permiten dirigir cada cable por una vía para no mezclarlos.

Los enchufes, a la mesa

Finalmente, otra opción de mejorar la funcionalidad de un escritorio es precisamente evitar los pasacables, incorporando los enchufes directamente al mismo, de forma que resulten más accesibles y a la vez no tengan que bajar por la pared complicando la estética.

Lo más habitual en estos casos es preparar una bandeja en el escritorio que lleve incorporada varios enchufes conectados por cable empotrado en la pared a alguna caja de registro o directamente a suelo. Es habitual en espacios de coworking o en oficinas de estilo abierto donde todos trabajan en un gran escritorio conjunto.
Con la misma idea, también existen algunas mesas con pata electrificada que permiten enganchar los cables a la misma, evitando tener que conectarlos a pared, lo que a su vez permite cierta flexibilidad a la hora de moverla de sitio.
Como ven, por opciones no será, así que ya no hay excusa para tener un escritorio hecho un cisco con todos los cables por el medio. Les dejamos con algunas opciones más de pasacables para escritorio por si os lo están pensando…

Vía: Decofilia