sábado, 12 de noviembre de 2016

Norman Cherner (Brooklyn, 1920-1987)

Norman Cherner (Brooklyn, 1920-1987), fue un destacado arquitecto y diseñador industrial estadounidense de mediados del siglo XX. Se le conoce por pertenecer a una generación de diseñadores que exploraron la innovación tecnológica de la posguerra aplicándolas a la arquitectura y el diseño de mobiliario.

Estudió y ejerció como docente en la Universidad de Columbia de Bellas Artes y participó como instructor en el MoMA de Nueva York. Allí fue donde conectó especialmente con la corriente de diseño de la escuela Bauhaus que con los años reflejaría en todas sus creaciones. Fue pionero en el diseño de viviendas prefabricadas y en la creación de singulares piezas de mobiliario de madera contrachapada moldeada que le otorgarían su fama.

Lo cierto es que, aunque se interesó por la creación de objetos de diversos ámbitos como piezas de diseño en vidrio, juguetes e iluminación en la actualidad es conocido y recordado tanto por su innovador enfoque de diseño moderno para mediados de siglo como por su demanda de derechos de autor de fama mundial sobre la producción de su silla más famosa, la silla Cherner.

En 1948, Norman Cherner con el país en situación de postguerra, comenzó a producir viviendas modulares para la región y desarrolló varias piezas de mobiliario asequible. En la década de los 50 la empresa Herman Miller se centró en la creación de una serie de sillas ligeras construidas en madera contrachapada. Sería en 1952 cuando George Nelson, director a cargo, diseñaría la silla Pretzel que fue producida en masa para la compañía Plycraften Massachusetts.

Aunque el diseño era valioso desde un punto de vista funcional y estético, resultaba demasiado frágil y costoso en su fabricación, frenando su producción en 1957. Fue entonces un año más tarde cuando el propio George Nelson encargó a Norman Cherner que diseñara una silla más robusta y asequible que pudiera construirse siguiendo las técnicas desarrolladas de producción de mobiliario con madera contrachapada moldeada.

Cuando Cherner entregó su diseño, se encontró con que el proyecto había sido cancelado, pero al poco tiempo visitó una sala de exposición de muebles de Nueva York y pudo comprobar que su diseño había sido fabricado y puesto a la venta. El diseñador demandó a la empresa y ganó el caso reconociéndose su autoría sobre el diseño de la pieza, cuyos derechos de autor actualmente están en posesión de sus herederos.

El diseño singular orgánico de la silla Cherner se convirtió así en todo un icono del mueble de mediados de siglo XX y se puede encontrar en galerías de diseño de todo el mundo, incluido el Museo Vitra. Sin duda el diseñador Norman Cherner y su famosa silla perdurarán en la historia del diseño como una fuente de inspiración para los diseños del mañana.

Vía: Decofilia