sábado, 19 de noviembre de 2016

Moments, éste sí es un ‘gran hotel Budapest’.


¿Lo recuerdan? Gran Hotel Budapest es el título de una deliciosa comedia de Wes Anderson que rinde homenaje a un establecimiento con solera que, sin embargo, no está en la capital de Hungría. Este, Moments Hotel, sí lo está: ocupa un elegante edificio del XIX, proyectado hace dos siglos por Adolf Feszty, el arquitecto de la época más importante de Hungría. Un hotel repleto de historia…


Y todos los ciudadanos de Budapest conocen la de este emblemático edificio: fue sede de la empresa de su fundador, un acaudalado empresario que comerciaba con tabaco, azúcar y trigo; pasó a convertirse en el primer cine de la ciudad y, más tarde, en banco y sede de diferentes clubes sociales.

Tantos cambios no han afectado sin embargo al espíritu original del edificio. La última actualización fue llevada a cabo por Archikon, en colaboración con el arquitecto Csaba Nagy. Destacan su impresionante fachada inspirada en el renacimiento italiano, los preciosos frescos y las magníficas barandillas de hierro forjado de su interior.

En ella, se respeta la señorial y elegante estructura original del hotel, formada por un patio central cubierto, rodeado por las habitaciones, y diversos espacios colectivos.

Los detalles ornamentales del siglo XIX se combinan, en armonía, con los materiales contemporáneos y piezas de diseño. Esta mirada contemporánea aporta un interesante contraste con la elegancia original del edificio, que posee estatus de monumento en la capital húngara.

En particular, la firma de diseño italiano Alma Design, de la mano de sus colaboradores húngaros Este`r Partners, ha participado en la renovación de este hotel bicentenario con sus propuestas de diseño y mobiliario, en especial sus icónicos asientos de la serie X, diseño de Mario Mazzer, presentes en la zona del restaurante.

En este café-bar destacan las sillas y taburetes X Chair and X Stool, de Alma Design. Las altas paredes están salpicadas de cientos de cajones idénticos, unos camuflados, otros auténticos, algunos de ellos abiertos y con iluminación integrada.

Por su parte, en el área del Bistro Fine la apuesta estética es mucho más ecléctica. Supone la evocación de un estilo Art Déco renovado, donde la exactitud de cada detalle y combinación cromática es el hilo conductor del concepto de diseño.

Para más información visiten: Hotel Moments BudapestArchikonAlma DesignEste`r Partners
Vía: diarioDESIGN