sábado, 12 de noviembre de 2016

Mesas nido

Hoy dedicamos el post a una de esas piezas claves en todo hogar: las mesas auxiliares, y más concretamente en su variante de mesas nido, un mueble multifuncional que nos ofrece infinitas posibilidades en la decoración.
Las mesas nido se basan en un sistema de mesas bajas a diferentes escalas que encajan unas dentro de otras, como si de una matrioska rusa se tratara, permitiéndonos usarlas en conjunto o de modo independiente.
Por sus proporciones resultan una pieza de mobiliario muy funcional dentro de la decoración del hogar que, como veremos, podemos adaptar a distintos usos según sean nuestras preferencias. ¡Veamos cuáles son los principales!

Como mesa auxiliar

Conocemos las mesas nido por su uso original como mesa auxiliar en salas de estar, porches y recepciones de hotel. Cuando distribuimos nuestra vivienda nos encontramos a menudo con espacios residuales, como un rincón de lectura o el encuentro entre dos sofás formando una L. Éste último hueco es perfecto para colocar nuestras mesas nido, pues nos permiten disponer de una superficie extra junto al sofá donde ubicar una lámpara de sobremesa o hacer las veces de separador visual, como transición entre dos espacios abiertos.

Como mesilla de noche

Las mesas nido han ido evolucionando en su contexto dentro del hogar y son una alternativa original a la gran variedad de mesillas de noche que podemos encontrar en el mercado.

Su diseño escalado y su juego de alturas proporcionan una opción de almacenaje para la mesilla más espontánea y flexible de lo que suele ser habitual en este espacio de noche, donde lo habitual es que reine la simetría.

Así que si quieren darle un toque diferente a su zona de cama, o buscan un aire más desenfadado, bohemio y moderno, las mesas nido son un buen aliado.

Elijan modelos distintos para cada lado de la cama y rompan así con las proporciones y armonía de la estancia para lograr un espacio más divertido.

Como mesa de centro

No cabe duda de que las mesas nido son una buena elección en cualquier espacio, pero lo son aún más en espacios pequeños, donde el orden y la amplitud son básicos para lograr ese ambiente soñado.

Si es su caso y no disponen de muchos metros en su vivienda, estas mesas son una buena elección también como mesa de centro. Pueden tenerlas apiladas a diario y desplegarlas cuando tengan invitados en casa.

En cualquier caso, también se pueden utilizar sea cual sea el tamaño de su salón, ya que siempre resultan una buena opción para aportar dinamismo a esa zona central.

Materiales para mesas nido
Las mesas nido son un elemento muy versátil a nivel funcional pero también lo son en el ámbito estético. En el mercado encontramos modelos muy originales en una gran variedad de acabados materiales y combinaciones imposibles para adaptarse a cualquier estilo decorativo.
Si les va lo rústico clásico siempre pueden recurrir a las de madera, si prefieren un toque clásico, pueden optar por las de metal combinadas con vidrio y mármol, si buscan algo más contemporáneo pueden apostar por las de metacrilato y si tienen un espíritu único y todo esto les sabe a poco, ¿qué tal optar por opciones más arriesgadas y originales como una que combina madera y metacrilato?
Sea como sea, las mesas nido tienen infinidad de posibilidades en la decoración del hogar. Les dejamos con algunas ideas más de como emplearlas y combinarlas.

Vía: Decofilia