miércoles, 23 de noviembre de 2016

Las estanterías String en el diseño de interiores

Los habituales del blog ya saben que de vez en cuando nos gusta elegir un icono del diseño del siglo XX y mostrarles sus distintas aplicaciones en decoración interior. Aunque normalmente solemos elegir sillones, sillas o sofás, en esta ocasión nos decantamos por el sistema de estanterías String, diseñado en 1949 por el arquitecto sueco Nisse Strinning, como ejemplo de sistema de almacenaje ligero y atemporal que resiste el paso del tiempo, resultando a día de hoy una estantería tan moderna como entonces.
Las estanterías modulares resultan perfectas para acoplar nuestras necesidades de almacenaje al espacio disponible y entre ellas el sistema String resulta una de las más versátiles: compuesta por unas sencillas estructuras metálicas que actúan como costados, éstas pueden albergar desde simples baldas a módulos semiabiertos con puertas de vidrio a modo de vitrina, distintos tipos de cajones o puertas opacas para ocultar los objetos almacenados en el interior.
El sistema de estanterías String se utiliza lo mismo para decorar un salón que un dormitorio infantil, el estudio, una cocina o un baño, y es que su practicidad a la hora de modificar la altura de las baldas o cajones (basta subirlas o bajarlas a lo largo de la estructura metálica de los costados) la hacen tremendamente práctica para cualquier estancia.
De igual modo, resulta perfecta para darle el toque de color a la decoración ya que actualmente pueden encontrarse en una completa gama de tonalidades. Aunque lo más habitual es la combinación de estructura blanca o negra con baldas y módulos de distintas maderas (nogal, arce, o roble por poner un ejemplo), puede encontrarse lacada en tonos como el rosa, el morado, el azul o el amarillo, entre otros tonos.
Como pueden comprobar en estas imágenes que hemos seleccionado, el sistema String representa el mejor ejemplo de estanterías modernas de diseño nórdico.

Vía: Decofilia