sábado, 19 de noviembre de 2016

Ideas para la decoración de bodas al aire libre.

Mayo es, entre muchas otras cosas, el mes que da el pistoletazo de salida para la celebración de bodas, que se extenderá hasta finales de septiembre. El buen tiempo anima a los novios a celebrar su boda en estos meses de primavera y verano.Y es que el la luz del sol y las temperaturas cálidas resultan perfectas para este tipo de celebraciones: nos permite elegir ropas ligeras y vaporosas, celebrar cocktails en el exterior, las fotografías quedan más estéticas…
Y eso que lo habitual en estos casos suele ser celebrar en interior tanto la ceremonia (ya sea en capilla o en un ayuntamiento) como el banquete, aunque siempre suele haber un aperitivo o recepción exterior que aprovecha las bondades del buen clima.
No obstante, también los hay que prefieren organizar toda la celebración en el exterior. Este tipo de bodas tienen un encanto especial (siempre que las avispas, moscas o abejas no pululen por los platos por lo que para aquellos que se lo estén planteando, vamos a dar algunos tips decorativos para este tipo de bodas.
Bodas campestres
Hay quien huye de las clásicas bodas por todo lo alto y prefiere celebrar su boda en un ambiente informal en medio del campo, o bien tienen una finca o un terreno donde celebrarla y ahorrar en un evento tan costoso. En este sentido, el empleo de mesas, sillas o bancos de madera, las flores del campo, los complementos decorativos relacionados con la naturaleza (troncos, ramas, etc.) y pocos artificios en general serán lo ideal para una boda sencilla y acogedora:
Enclaves espectaculares
Para quien se lo puede permitir, celebrar una boda al aire libre en un enclave espectacular sin duda dejará huella en los invitados. Una selva tropical, una cueva o la plaza de algún pequeño pueblecito italiano o una amplia terraza con las mejores vistas a una ciudad imperial se prestan totalmente a este tipo de celebraciones… Otra cosa es que el presupuesto dé para pagar el billete de avión a los invitados.
El frescor del césped recién cortado
Si su presupuesto no da para celebrar la boda en Tailandia pero quiere darle un aire fresco con cierto glamour, elija una ubicación con verde césped recién cortado y use telas y textiles blancos para formar doseles para las mesas o altares improvisados. Si prefiere una boda vintage puede emplear maderas para crear una entrada al altar y cortar flores frescas para decorar el espacio insertándolas en botellas o frascos transparentes.
Un toque clásico
La celebración de una boda al aire libre no tiene por qué estar reñida con la elegancia del estilo clásico. En estos casos, bastará con emplear vajilla y cubertería fina, centros de mesa basados en jarrones de cristal decorados con flores, candelabros y lámparas de araña de estilo clásico para iluminar las mesas y sillas estilo francés conseguirán ese “efecto palaciego” en el exterior.
Telas y carpas
La celebración de bodas al aire libre tiene algunos inconvenientes, entre ellos la incidencia de la luz del sol directa en las mesas, lo que puede en ocasiones resultar molesta para los invitados. Para paliar este obstáculo, lo más habitual es emplear una estructura con un punto central del que caigan las telas en forma radial, lo que le da además un toque de elegancia y relax al conjunto.
Bolas de papel
Para dar a su boda un toque festivo e informal, una opción muy habitual es emplear bolas de papel colgantes (alumbradas o no) en distintos tamaños y/o colores desperdigadas por las mesas.
Tiras de luz
Otra opción muy habitual en la iluminación de bodas al aire libre es el empleo de tiras de luz similares a las de Navidad. Pequeñas bolitas que sugieren más que iluminan para una boda de lo más romántica…
Estructuras fijas para protegerse de la lluvia
A veces celebrar una boda al aire libre en primavera tiene sus riesgos, pues llover puede llover… Lamentablemente el tiempo es de las pocas variables que no se pueden planificar en un evento así, por lo que siempre es mejor contar con un “plan b” por si las moscas, especialmente en lugares donde la lluvia suele hacer acto de presencia. En este sentido, las estructuras de cristal pueden protegernos de la incómoda lluvia sin dejar de ver el cielo, otras nos permiten la colocación de toldos “de quita y pon” por si empezamos a ver nubarrones en el horizonte, y para los miedosos, una boda semiabierta, con techumbres de madera pero con los flancos abiertos quizás sea la mejor alternativa.
¿Necesita más inspiración?
Iluminación a base de bombillas, empleo de guirnaldas de flores para decorar espacios abiertos o elementos festivos como paraguas o estrellas de diversos colores son otros ejemplos para la decoración de bodas al aire libre de cualquier estilo y presupuesto.

Vía: Decofilia