sábado, 19 de noviembre de 2016

Ideas para decorar centros de mesa

En cualquier época del año es conveniente cuidar la decoración de nuestra casa. Independientemente del estilo con el que esté pensado el diseño de nuestro hogar, los pequeños detalles son los que ensalzan el interiorismo y hacen que el conjunto entero luzca con un brillo especial. Si además llega el buen tiempo y se multiplican las visitas de los amigos a casa, se hace indispensable tener a punto todos esos detalles; para ello, vamos a ver unas cuantas ideas para decorar con centros de mesa que les servirán de ayuda para crear sus pequeños detalles decorativos.
Las ideas que les traemos hoy se suman para decorar también mesas de comedor y mesas auxiliares, así que tengan en cuenta que ambas en conjunto pueden ser la envidia de todos sus invitados.

Flores

Sin lugar a dudas, un buen ramo o un pequeño ramillete de flores siempre serán los reyes de un centro de mesa. La primavera se presta especialmente al empleo de flores, que aportan color, frescura y alegría, conectándonos directamente con la naturaleza, por lo que son el momento ideal para vestir nuestras mesas en esta estación. Es cierto que las flores requieren de un mantenimiento constante, pero el resultado final merece la pena. Y si quiere algo elaborado, puede emplear curiosos kokedamas como idea para decorar las mesas de centro con motivos vegetales.

Vintage

El estilo vintage está de moda y los centros de mesa no escapan de esta tendencia tan presente por todas partes en los últimos tiempos. Las claves para decorar la mesa con este estilo se basan en combinar flores con objetos de aire antiguo: libros usados, botes de cristal como maceteros, cuerdas para anudar los ramilletes, regaderas desgastadas a modo de jarrón, etc.

Jarrones y bandejas

Atendiendo a un estilo minimalista, podemos emplear jarrones, fuentes y bandejas como único elemento decorativo de nuestra mesa. Se pueden colocar individualmente o en conjunto, pero siempre serán ellos solos los que se encarguen de ambientar. Su material y su forma (que puede ser casi escultórica), serán lo suficientemente vistosos como para aportar el toque justo de estilo.
Al igual que ocurre con las flores, las velas son un elemento muy socorrido a la hora de aportar un toque de color, aroma y calidez, comportándose como la guinda del pastel de cualquier estilo decorativo. Éstas pueden tener un formato pequeño colocadas dentro de grandes portavelas, pueden ser de un color acorde con la gama cromática del resto del interiorismo, estar acompañadas de corales y piedras (obtendremos un estilo navy) o bien buscar un estilo más clásico, colocándolas en vistosos candelabros.

Combinaciones

Y para todo aquel que no sepa por qué idea decantarse de entre todas las opciones mencionadas, proponemos optar por la combinación de todas ellas, e incluso sumarle algún elemento añadido como lámparas, salvamanteles, ramas, portavelas originales hechos a base de tuberías, bolas de metal, libros y revistas.

Vía: Decofilia