miércoles, 16 de noviembre de 2016

eatDOORI. Un viaje por la India sin salir de Frankfurt.

La India callejera, la refinada y sensual, la exótica, la de los viajes en tren; la más pudiente y la menos. Todos estos escenarios se puede ver en eatDOORI, un restaurante en el centro de Frankfurt que recoge la cocina callejera y la cultura india bajo un interiorismo que aúna diseño tradicional y contemporáneo. Al fin y al cabo tal y como es la India hoy en día.
El proyecto surge de un viaje que realizaron por dicho subcontinente los propietarios del restaurante: Philipp Müller-Trunk, Maximilian Wolf y Kanwal Gill. Tan impactados se quedaron que decidieron revivir la experiencia en un restaurante que permitiese conocer detalles del país y su cultura bajo una estética moderna.
De vuelta en Alemania trasladaron sus ideas al estudio de diseño ett la benn, el cual ideó un espacio en el que el exotismo y la cultura india son los protagonistas. Para ello se han apoyado en dos niveles: el estético – mediante un mosaico de materiales, superficies y colores propios del país – y el conceptual, como instalar un lavabo para las manos en pleno comedor.
El espacio, que cuenta con cinco metros de ancho y más de cuarenta de largo, se divide en varias zonas: un gran ventanal de acceso que sirve de terraza, la de recepción, tienda y área de espera para recoger los pedidos para llevar, un bar, un comedor y la cocina. Los baños, igual o más protagonistas que el comedor, se encuentran en la planta baja.
Las reminiscencias más orientales se aprecian sobre todo en el bar gracias a las superficies de madera oscura que dejan entrever los cojines y las mesas de salón decoradas con mosaicos. El comedor, por su parte, simula el ambiente de una calle asiática a través de las paredes decoradas con persianas de metal y paneles de madera, así como los marcos arqueados típicos de las ventanas asiáticas.
Allí, como hemos dicho antes, hay instalado un lavabo cuyo papel es tan funcional como estético. En la India lavarse las manos antes de sentarse en la mesa forma parte del ritual de comer, de modo que los restaurantes más clásicos disponen de un lavabo en el comedor para que los comensales no tengan que recurrir a un baño aparte. Por otra parte, los clientes de eatDOORI cuentan con el lujo de poder usar la pieza escultórica que la prestigiosa firma de cerámica alemana Villeroy & Boch ha diseñado con el material TitanCeram.
El estudio ett la benn le ha confiado a la marca – sinónimo de innovación, tradición y un estilo excepcional – toda la cerámica del restaurante. Esto es, en la vajilla, la iluminación y los baños, un capítulo aparte.
La zona de los baños es, literalmente, un viaje por la India en tren. Para empezar los cuartos tienen la forma de los compartimientos clásicos con, por ejemplo, espejos en forma de ventanas redondeadas. La antecámara del baño sería la estación, con una sala de espera común para hombres y mujeres decorada con carteles y equipada con máquinas expendedoras de gomas de mascar.
Sobre el diseño de Villeroy & Boch, decir que los lavabos son diferentes según el sexo. Angulares, y por tanto más prácticos, para los hombres, y ovales, y por ende más orgánicos, para las mujeres. Ambos pertenecen a la serie Architectura. Para los inodoros se han decantado por el innovador modelo DirectFlush – sin borde de descarga – de la colección Subway 2.0.
En cuanto a la vajilla, los platos, tazones y las bandejas pertenecen a la nueva colección Artesano Professionale, “refinada y sin pretensiones”, describe la firma. Por otro lado, las bebidas calientes se sirven en las tazas Artesano Barista. Los cuencos de la serie Corpo y la intemporal cubertería Oscar completan el servicio de mesa.

Para más información visiten: eatDOORIett la bennVilleroy & Boch
Vía: diarioDESIGN