martes, 29 de noviembre de 2016

Decorar con columpios: una opción de lo más original

¿Alguna vez se ha planteado decorar con columpios? Si está pensando en introducir un elemento original en su casa pero no le apetece optar por recursos típicos como la pintura, las lámparas, el papel pintado, quizá puede que le atraiga volver a recordar la infancia con los columpios, en los que seguro era capaz de pasar las horas muertas.
Ya sea en el interior o el exterior, decorar con columpios pueden aportar ese toque divertido, distintivo y chic a la decoración de nuestra casa. Son curiosos y originales y no dejan indiferente a nadie.
Dentro de casa puede colocarlos tanto en el salón (como un asiento más junto al sofá y sillones), como en el comedor (en un extremo de la mesa), así como en zonas donde no interrumpa el paso, como una entrada, un rincón de lectura o un rincón chimenea. Otra opción muy habitual es llevarlo a la habitación de los niños: para ellos no habrá mejor zona que su rincón de juegos. En cualquier caso, lo conciba como un elemento decorativo o como un asiento en el que balancearse, antes de instalarlo es conveniente asegurarse de que el forjado de la casa es capaz de aguantar el peso, especialmente si hay niños en casa.
En cuanto a la forma de nuestro columpio, éste puede ser de lo más sencillo, con un simple tablero de madera y unas cuerdas atadas a él, o todo lo sofisticado que quiera, por ejemplo con un asiento almohadillado y cuerdas de color con remates de otro material, o con un asiento en forma de U y acabado con tapizado textil de un color acorde con el resto de la decoración… ¡Hay infinidad de opciones!
Si tienen respaldo puede completarlos con cojines de colores o piel de oveja. También los venden con forma de media esfera para colgarlos con una cadena o incluso con una estructura que permite suspender el columpio sin necesidad de anclarlo a techo puesto que la estructura va directamente a suelo.
Por último, si desea decorar con columpios, una opción muy original es optar por un diseño de mesa de comedor donde las sillas son sustituidas por columpios que cuelgan de la estructura que forma parte de las patas de la mesa y de la que además cuelga una lámpara. Una mesa divertida ya sea para comer en familia o incluso para las reuniones de la oficina.

Vía: Decofilia