domingo, 20 de noviembre de 2016

Decoración de áticos y azoteas.



Independientemente del clima con el que uno conviva, sacar provecho a la terraza del ático o a una azotea es cuestión de objetivos. Hay quien ubicar en ella un jacuzzi climatizado para disfrutarla en verano, en otoño y en invierno; hay quien cultiva en ella flores, pequeñas plantas o arbustos dando rienda suelta a su pasión horticultora y finalmente hay quien elige destinarla a crear una zona chill-out obteniendo un espacio potente en el que disfrutar al aire libre sin salir de la ciudad.

Sea cual fuere su opción, el diseño y la decoración de áticos y azoteas puede definirse fundamentalmente en función de los siguientes aspectos:


El uso

Definir el uso es el primer paso a la hora de diseñar, y nos ayudará a saber con qué elementos debemos contar a la hora de crear nuestro espacio exterior: Si deseamos crear un ambiente relajado para comidas y cenas disfrutando con nuestra pareja o amigos tendremos que tener en cuenta los metros de la terraza, el tamaño de la mesa y el número de asientos y piezas de mobiliario necesarias.

Si buscamos una zona hortícola deberemos destinar gran parte del espacio para el cultivo sin olvidar una zona de almacenaje para utensilios y productos relacionados.

Si elegimos una combinación de ellos deberemos elegir entre repartir el espacio de un modo proporcionado o decantarnos por un uso focal principal que cobre más importancia sobre el conjunto.

Si en cambio lo que busca es bañarse, nada mejor que utilizar la azotea para alojar una pequeña o gran piscina

Finalmente, si lo que deseamos es una zona chill-out, deberemos crear sin duda un espacio para la relajación con asientos y mesas de apoyo.

Abierta o cerrada

El clima es otro de los elementos condicionantes: no es lo mismo vivir en un clima frío y húmedo que tener una terraza junto al mar o vivir en un ambiente de clima cálido y seco. El clima condicionará en este caso no sólo el tipo de materiales a utilizar sino que podrá llevarnos a cubrirla parcialmente a modo de porche o cerrarla completamente, lo que implicará un presupuesto mayor e implicará reforma (para lo cual deberemos pedir permiso a la comunidad de vecinos y al ayuntamiento de turno). En este caso el tipo de acristalamiento también será distinto según la temperatura media anual, con mayor o menor cámara de aire según queramos mayor o menor protección térmica.


Parcialmente cubierta o diáfana

Si la terraza está muy expuesta al sol y no queremos acristalarla, lo ideal es emplear elementos que nos proporcionen sombra como carpas o pérgolas. Podemos elegir cualquiera de los múltiples diseños que existen en el mercado o encargarle a un profesional un diseño propio si deseamos algo más personalizado.


Los materiales

Por defecto las azoteas suelen estar revestidas con materiales pétreos, perfectos para exterior, pero en ocasiones podemos complementarlos con un segundo pavimento practicable o desmontable para aislarnos del frío manteniendo el pavimento original sin necesidad de meternos en obras. Un ejemplo de éstos son las rejillas de teca, resistentes al clima, que se montan por placas y ofrecen una estética agradable además de aislarnos térmicamente en altura. La madera ipe es también perfecta para exterior, y si lo que queremos es no tener que preocuparnos por el mantenimiento o la pérdida de color, existen en el mercado pavimentos cada vez más extendidos que imitan a madera pero que resisten las inclemencias del tiempo y la decoloración.


El mobiliario

A la hora de abordar la decoración de áticos y azoteas deberemos definir qué piezas de mobiliario deseamos y su estilo concreto, adecuando nuestra elección nuevamente a nuestro clima, aunque en la actualidad existe una gran oferta de muebles para exterior, debemos prestar atención si deseamos incluir mobiliario propio como mobiliario mimbre o ratán en climas húmedos. Todo ello procurando buscar un ambiente equilibrado, ya que se trata de un espacio de descanso.

En el caso de que deseemos colocar plantas, flores o una zona de huerto, deberemos hacernos con maceteros o estructuras de exterior para la plantación entre la multitud de originales opciones que existen.


Los complementos

Dentro de los complementos, las plantas decorativas serán nuestra primera opción, así como cualquier otros elementos de tipo natural, como troncos o ramas. Los cantos rodados o las cortezas también sirven para embellecer las superficies terrosas ajardinadas.

Por supuesto, unos buenos complementos textiles, como asientos tapizados o cojines en tela específicamente diseñada para exterior siempre le sentarán bien a este tipo de terrazas.

Y finalmente, una buena iluminación decorativa mediante tiras de luces, guirnaldas, farolillos o velas o, porqué no, una chimenea de exterior para esos días traicioneros en los que parece que vuelve el frío pondrán el toque final a nuestro espacio.

Vía: Decofilia