domingo, 27 de noviembre de 2016

Cómo dar funcionalidad a las zonas de paso

Las zonas de paso suelen ser espacios sin uso. Pasillo, distribuidores y terrazas cerradas son “zonas muertas” en casa. Nunca se sabe qué hacer con ellos y terminan decorados de un modo forzado que no convence y en el peor de los casos se convierten en el rincón de los trastos.
Le propongo hacerlos funcionales. Aunque el interiorismo de un espacio debe estar pensado hasta el último detalle, lo ideal es que la estética prime sobre la función. Porque no vivimos en escaparates, usamos nuestras casas. Como en todo, hay excepciones pero intentaré que este no sea el caso.
PASILLOS

Sí, estará cansado de ver propuestas de librerías en pasillos sobretodo si no dispone de uno tan ancho como estos. Pues aún así es posible. No tiene que renunciar a exponer su colección y acceder a ella cómodamente. Si su pasillo es estrecho aproveche la altura. A partir de los 2.00 m, o por encima del dintel de las puertas, puede instalar una balda que ocupe toda la longitud del pasillo y colocar en ella sus libros. Además de los cuadros que haya decidido colgar para decorarlo, los libros contribuirán a ello. Si además escoge unos soportes que queden ocultos, el resultado será aun más estético.
Otra opción es colocar el típico mueble zapatero, pero como mueble archivador. Es un lugar ideal para guardar todos esos papeles que no sabe donde poner pero que necesita tener a mano “por si acaso”. Además los puede clasificar por módulos y siempre estarán accesibles. En ese caso si el pasillo no es muy ancho, lo mejor es que el mueble cuelgue de la pared y no se apoye directamente en el suelo.

DISTRIBUIDORES
¿Quiere un vestidor en casa pero no le sobran habitaciones? Utilice su distribuidor. Piénselo, es un espacio ancho, de paso, que en el mejor de los casos tiene hasta luz natural y casi siempre da paso a los dormitorios. No tiene por qué tener el vestidor convencional. Unos armarios de suelo a techo con puerta, mejor abatibles que correderas, le permitirán disponer de un vestidor amplio y cómodo.
Añadir un espejo de suelo a techo le ayudará a equilibrar el peso visual de los armarios y si todavía le queda hueco puede añadir un pequeño banco para descalzarse o una silla ligera.
BALCONES CERRADOS
Vivir en el centro, en calles estrechas o en pisos de plantas inferiores significa no utilizar los balcones para lo que en principio fueron proyectados. Generalmente se suelen cerrar con carpintería. en los mejores casos sirve para ampliar las estancias anexas, pero muchas veces quedan como “espacios guarda todo”.
Sin embargo son la oportunidad perfecta para crear ese rincón que echa de menos y cree que no puede tener. Por ejemplo un rincón de trabajo o de estudio para sus hijos. Si es cerramiento y es de buena calidad, el frío y el calor no serán un problema.
Otra opción es destinarlo a zona de juegos para los peques. Puede ocupar un lateral con un mueble contenedor donde almacenar sus juguetes. Así mientras ve una película en el salón o vienen amigos a casa, ellos tendrán su espacio propio justo al lado de usted. Los podrá controlar y no estará el salón lleno de juguetes por el suelo.
Y si su cocina es estrecha pero cuenta con salida a una solana o este tipo de balcón, qué le parece poner la lavadora en el frente de cocina y habilitar la solana como zona de desayunos. Tomarse el café de la mañana viendo salir el sol o tener una charla con su pareja durante la merienda en un rincón íntimo.
Seguro que dispone de alguna zona en casa en la que no sabe qué hacer. Espero que alguna de estas opciones le ayuden a conseguir lo que echa de menos tener.