martes, 11 de octubre de 2016

Una vivienda elegante y ecléctica



¿Qué pasa cuando junta el estilo señorial, un antiguo bufete de abogados, una fachada protegida que cautiva a la luz del sol y el talento del estudio de arquitectos Lucas y Hernández-Gil ? Se obtiene un maravilloso apartamento de unos 120m² que nada tiene que ver con su antigua vida como despacho. Al cruzar el umbral de la puerta una casa polivalente, sin barreras, luminosa y serena se abre ante nosotros, para dejar de lado el ruido de la gran ciudad.

Amplio e iluminado



Una tradicional distribución original, concatenaba las estancias, haciendo dependientes las unas de las otras y obstaculizando la circulación y el recorrido de la luz, de esta manera las paredes ubicadas en la estancia, orientada a la fachada principal fueron derribadas, deshaciéndose así de todos los elementos originales del espacio y salvando únicamente la carpintería de la fachada principal, que inunda la estancia de luz. Un gran espacio polivalente en el que pasear a sus anchas, disfrutando de la luz natural y de la vida familiar.

Casa serena

Mediante materiales y colores reducidos se ha conseguido crear un ambiente simple y tranquilo en el que dejar de lado el estrés de la ciudad, es fácil: una envolvente estrictamente blanca que libera el espacio y aporta un sensación de altura. El pavimento de parquet de madera natural es el encargado de conectar las estancias entre sí y hacer del todo uno.
La atemporalidad y serenidad se consigue a través del diseño de la iluminación LED, creando un sistema de luminarias ocultas que aportan una luz indirecta que se hace protagonista en una atmósfera atemporal. Además el sistema de suelo radiante permite ocultar el sistema de calefacción bajo el pavimento, liberando el espacio.
Piezas de coleccionista
Así, lo que gana protagonismo es el contenido, y es que cada mueble es una pieza de museo, cada una de un estilo diferente trabajando juntos a la perfección. Un medido eclecticismo que consigue un resultado equilibrado y vibrante.
Tranquilidad y paz

¿No necesita una habitación hacerle sentir cómodo, protegido o cálido? Los arquitectos tenían claro que sí, y es por eso que utilizan la madera para lograrlo. Se forra una de las paredes y la estructura de la cama con dicho material, atemporal y acogedor, logrando un espacio tranquilo, cálido e involucrado con el resto de la vivienda gracias a un armario empotrado que nace en la habitación y llegar hasta el otro lado de la vivienda.

Un cubo blanco

La habitación de invitados con una envolvente sin prácticamente ningún elemento decorativo, mobiliario y textiles totalmente blancos, sin duda alguna resuelven el problema de espacio aportando claridad y amplitud. El toque cálido lo aporta la pared longitudinal forrada en madera y pintada en blanco.

Sobria, limpia e iluminada

La cocina es estrecha, sí. Pero consigue ser un elemento minimalista y discreto para dejar respirar los máximo posible al espacio, con las líneas rectas del mobiliario y electrodomésticos panelados y escondidos, pasa desapercibida. Una distribución en línea con una encimera de cuarzo blanco dan como resultado una cocina sobria y limpia, y atención al detalle de la campana extractora en el techo, nos encanta.
Puro lujo

Como suelen hacer Lucas y Hernández-Gil, en el baño, el mobiliario está hecho a medida. Una magnifica pieza de mármol hace de lavamanos y encimera, pero además pavimento y paredes son del mismo material, como si estuviéramos en un balneario de la antigua Grecia.

Un espacio noble por la calidad y diseño de sus piezas, pero sobrio y discreto, la verdadera combinación del estilo.

Para más información visiten: 
Lucas y Hernández-Gil
Vía: habitissimo