jueves, 27 de octubre de 2016

Revestimientos de cobre: descubra sus múltiples posibilidades

Que el cobre es tendencia en el mundo de la decoración es una realidad. No obstante, quizá no conozcamos todas las posibilidades de este material. Mientras que ya se comercializan un sinfín de elementos, tales como lámparas, jarrones o incluso mesas y sillas con este material, hay otros usos menos convencionales pero igualmente atractivos, como, por ejemplo, los revestimientos de cobre.
¿Le gustaría tener una pared de cobre en su hogar? Le acercamos algunas claves sobre sus usos y posibilidades decorativas.
La belleza de los revestimientos de cobre
Muy apreciado en estilos decorativos como el industrial o la decoración minimalista, el cobre puede emplearse también en paredes. Supone un potente golpe decorativo, pudiendo destacar así una zona de las estancias de manera automática. Hay que añadir que los acabados pueden ser de lo más variados. Así, es posible encontrar placas de cobre brillante o mate, incluso placas para pared con un aspecto envejecido u oxidado. Asimismo, aunque no hay límites en su uso, quizá sea más interesante reservar este material para un único punto, acompañando el resto de la estancia con pintura o con otro material un poco más ligero; si usamos cobre en las paredes de una manera excesiva, podemos empequeñecer visualmente las estancias.
Cobre en los baños
El cuarto de baño puede ser un lugar ideal para colocar una placa de cobre que cubra una de las paredes. Hay quienes prefieren reservar este material para la zona de la ducha o la bañera, creando así un bonito mural por el que resbale el agua. No obstante, también es una idea interesante alicatar la pared del lavabo, que suele ser una de las más importantes en esta estancia. Hay que destacar que, además de las paredes, puede optar por pavimentos que imiten este material, como los suelos laminados. Más cálidos en la pisada y preparados para coexistir con agua y humedad.
Pinceladas de cobre en la cocina
Como comentábamos, es mejor ser sutiles a la hora de colocar cobre en las paredes. En la cocina, por ejemplo, hay que pensar que el peso decorativo lo tienen los muebles. Por tanto, si quiere emplear cobre en esta estancia, una buena solución es hacerlo de forma comedida. Por ejemplo, puede colocar una bonita cenefa con este material o forrar el frente de cocina con él. Mosaicos con cobre que contrastarán mucho con colores como el blanco o incluso el negro.
Revestimientos de cobre para la chimenea
Si en casa cuenta con una bonita chimenea en el salón, apueste por revestirlo con cobre. Además de aportar un toque diferente, hay que destacar que el cobre es un material que aguanta perfectamente el calor sin deformarse, algo que resulta de lo más interesante dada la temperatura que su chimenea puede coger en un momento dado. Además, los amantes del feng shui estarán encantados, pues el cobre, dentro de esta tendencia, es el elemento fuego.
Sueños metalizados
Parece que los cabeceros de cama poco a poco van dejando vía libre a la incorporación de otras soluciones decorativas en el dormitorio. Ahora es frecuente ver esta pared cubierta por completo por otros materiales como el papel pintado, la madera o incluso la piedra. Sí, el cobre también puede ser una buena opción. En su versión más brillante conseguirá crear una estancia moderna y actual. Además, aunque se crea que los metales son fríos, dadas sus características estéticas (ese color rojizo que tanto nos gusta), el cobre aporta calidez a este rincón. No dude pues en usar placas de cobre para cubrir la pared de su dormitorio, creando también aquí un foco decorativo de lo más llamativo.
Cobre también en el exterior
¿Ha pensado en el exterior de su vivienda? El cobre, además de ser una solución altamente decorativa, es de lo más resistente y, por tanto, se posiciona como una buena opción. No debe olvidar que la durabilidad del cobre es altísima. Es un material que no se ve afectado por las altas temperaturas, como comentábamos, pero, además, es muy resistente a los rayos ultravioletas, siendo además impermeable al oxígeno, por lo que se conservará en buen estado durante mucho tiempo incluso si lo expone en las paredes o muros de sus exteriores.

Vía: habitissimo