jueves, 13 de octubre de 2016

Oficinas Billy en Barcelona diseñadas por Turull-Sörensen. Un espacio para inspirar

Las nuevas oficinas de Billy Mobile diseñadas por Turull-Sörensen Arquitectos, están emplazadas en una zona próxima a la Plaza Francesc Macià. Éstas ocupan una superficie de 700m² en las dos últimas plantas de un edificio destinado exclusivamente a oficinas.
El proyecto arranca con la premisa de crear un espacio capaz de inspirar a las personas que en él trabajan, un espacio donde el trabajo y la diversión convivan sin fronteras. Se trata de combinar espacios más lúdicos con espacios de trabajo más convencionales; de trabajar y disfrutar al mismo tiempo de forma simbiótica.
Esta idea es acorde al espíritu de la empresa; Billy Mobile, una plataforma de publicidad para móvil, cuya cultura de empresa tiene como objetivo captar y fidelizar el talento, entiende que es indispensable que el espacio de trabajo sea un lugar atractivo, confortable y funcional.
El proyecto se estructura agrupando los espacios de trabajo más convencionales en zonas próximas a la fachada y espacios lúdicos en zonas más centrales de la planta. A veces aparecen “nuevos” espacios de trabajo entre las mesas junto a las ventanas destinados a reuniones informales, conferencias, etc.
La combinación de diferentes tipos de pavimento y falsos techos hace más evidente los distintos usos dentro de un único espacio.
Los espacios tipo think tanks, o los destinados al almacenamiento general o personal (taquillas), pequeñas áreas de reunión, etc., se concentran alrededor del núcleo central existente.
Los materiales fundamentales del interiorismo son la madera, el cañizo, y la moqueta, por su calidez y confort.
La gráfica general, los revestimientos e imágenes han sido un recurso más de transformación del espacio.
Y lo mismo sucede con la iluminación; se prevé una iluminación cálida mediante mallas de LED colgadas en los nuevos falsos techos de cañizo que dejan en un segundo plano las luminarias (tipo downlights) de fluorescencia preexistentes. En las zonas de reuniones informales y en las mesas de trabajo se instalan lámparas suspendidas. La diferenciación entre las distintas maneras de iluminar permite por un lado jerarquizar y ordenar los espacios, y, por otro, evitar encender la iluminación original (mucho más fría) en la mayoría de épocas del año, dejando sólo la iluminación de ambiente en los espacios comunes, y la luz puntual en los puestos de trabajo fijos.
El trabajo realizado por los arquitectos e interioristas no ha buscado más que crear el marco idóneo para trabajar con la sensación de estar a la vez en el centro de la metrópoli, en la mejor playa mediterránea y en la “mayor fiesta”.
La entrada a estas oficinas se convierte en una barra de bar, las reuniones y conferencias se realizan dentro de una piscina de bolas, y la terraza, con una barbacoa y una serie de hamacas situadas dentro y fuera de la pérgola, es el espacio perfecto para cualquier actividad ya sea lúdica o de trabajo.
Resulta imprescindible incorporar la terraza al espacio interior y para ello se da continuidad al pavimento y a los revestimientos de manera que no se diferencia el dentro-fuera.
Los sofás, butacas, mesas, y cualquier otra pieza del mobiliario escogido, al igual que las luminarias quieren ir al unísono con la experiencia que significa trabajar y disfrutar al mismo tiempo y en el mismo espacio.

Para más información visiten: Billy Performance NetworkTurull Sörensen
Vía: Infurma