viernes, 14 de octubre de 2016

Hermosos y Malditos, el último restaurante ‘must’ en Madrid.

Con la llegada del otoño, Madrid se prepara para las aperturas de locales que darán que hablar esta temporada. Hermosos y Malditos, es el restaurante y coctelería del recién inaugurado hotel TÓTEM Madrid: un nuevo punto de encuentro en el representativo barrio de Salamanca. Detrás de este proyecto se encuentra Better con la colaboración de Alejandra Ansón y Miguel Bonet. Un equipo que ya trabajó en la innovadora propuesta de restaurante pop up The Table by que estuvo dos temporadas en el hotel URSO.
Hermosos y Malditos nos quiere trasladar a la época de Francis Scott Fitzgerald y su novela homónima en la que se retrata la vida de los jóvenes aristócratas norteamericanos en los años anteriores y posteriores a la Gran Guerra; los locos años ’20. Una época en la que la búsqueda del disfrute y un marcado estilo de vida, condicionaba el día a día de la juventud más bohemia. Un mundo, elfitzgeraldiano, brillante y perdido, que invita a ser descubierto en los rincones de este nuevo espacio.
El lado ‘Hermoso’ lo aporta el luminoso restaurante en la esquina de las calles Hermosilla y Lagasca. Abierto para desayunos, comidas y cenas, el restaurante es un bistró del siglo XXI donde disfrutar de un menú de cocina de casa con un punto sofisticado, muy basado en los productos mediterráneos y en la cocina más saludable.
Con una decoración que busca crear un ambiente cálido y acogedor, el restaurante tiene capacidad para 70 personas. En un espacio donde cada detalle cuenta, parte de la vajilla está diseñada especialmente por Vajillas de Ultramar para Hermosos y Malditos.
Mientras, el punto ‘Maldito’ se encuentra en la coctelería, que quiere convertirse en el punto de encuentro del Barrio de Salamanca, el mejor sitio para tomarse una copa o un cóctel tranquilo, disfrutando de buena música y con la mejor compañía. Un lugar donde evadirse a la salida del trabajo, comenzar o terminar una noche inolvidable.
Todo ello en un ambiente que invita a vivir la noche, con una tenue iluminación a partir de la caída de la tarde, y con un programa de DJs que irá recogiendo grandes nombres del circuito actual.
El espacio permanecerá abierto todo el día, con un enfoque multifuncional con una carta de snacks. En el área de restaurante se podrán disfrutar de desayunos desde las 7 de la mañana, mientras que las comidas comenzarán a las 13.30 y las cenas a las 20.30.
Desde la decoración hasta las referencias en cartas y textos, todo nos rememora a los años ’20.
También los camareros, cuyo uniforme con pantalones de pinza anchos, con pañuelos, pajaritas y zapatos de corte clásico de la firma Jonndo nos trasladan a la época de la Ley Seca.

Para más información visiten: Hermosos & MalditosBetter
Vía: diarioDESIGN