viernes, 24 de junio de 2016

The Hall Studio trajo la luz a un duplex estrecho y oscuro.

El equipo de The Hall Studio recibió el encargo de rehabilitar una vivienda unifamiliar ubicada entre medianeras que data de 1900, y está situada en el barrio de El Centre, en la ciudad catalana de Sabadell. La mayoría de parcelas de esta calle, igual que la de este proyecto, son originarias del gótico que se caracterizan por tener una geometría muy estrecha y de gran profundidad, con las complicaciones espaciales que esto supone.

La construcción se compone de una planta baja más otra planta superior con una cubierta a dos aguas de altura máxima de 9,24m, y un patio interior de isla, también de geometría rectangular. La parcela se encuentra orientada Noroeste – sureste, y es en la fachada de sureste donde se encuentra el patio interior de isla.O sea, una situación inmejorable.

Antiguamente, las dos plantas eran independientes y toda la actividad de la casa se concentraba en la planta baja, donde se encontraban varias pequeñas estancias con una pobre calidad lumínica y muy poca ventilación. La planta superior se mantenía prácticamente desocupada y en un cierto estado de deterioro.
Las premisas del proyecto eran las de crear una vivienda muy diáfana y con una interconexión total de todos los espacios, tanto en planta como en sección, con la finalidad de otorgar luz y ventilación natural en todas las estancias.
The Hall Studio buscó que esta interconexión fuera fluida, que todos los espacios de la vivienda estuvieran expuestos desde varios puntos de vista y que la luz procedente de la fachada acristalada invadiera todos los rincones de la vivienda.
Con el fin de alcanzar su propósito, aplicaron un vaciado de toda la vivienda, tiraron todas las paredes, tanto en la planta baja como en la planta superior, y crearon un único espacio diáfano interconectado por un doble espacio a la fachada interior de isla. Una vez realizado este vaciado, se realizó el aislamiento de toda la envolvente interior para garantizar el máximo confort térmico para el usuario. Su objetivo se cumplió con creces, la luz entra a raudales por toda la casa.
Además, para poder conseguir los programas necesarios dentro de la envolvente, se creó un volumen en el centro de la planta superior, que contiene las estancias húmedas y de lavado, con el paso de todas las instalaciones necesarias. A su vez, este volumen realiza la división de las dos estancias principales de esta planta, que se conectan entre sí por la parte superior del volumen, creando un nuevo altillo para la vivienda.
En la planta baja, con la intención de calificar el gran espacio, se proyectó unmueble a medida tipo muro que recorre de fachada a fachada la gran sala, creando diferentes espacios según la utilidad que le dé el usuario.

Para más información visiten: The Hall Studio
Vía: diarioDESIGN