jueves, 30 de junio de 2016

Proyecto de decoración de la tienda de Valentino en Nueva York

Nos vamos de “shopping” nada más y nada menos que a Nueva York, y lo hacemos concretamente en la nueva tienda de Valentino, la que a partir de ahora será buque insignia de la casa de moda. Y aunque la ropa y complementos no están nada mal, nuestro objetivo en esta visita es admirar el proyecto de interiorismo y decroación de esta tienda de moda, que resulta de lo más interesante por sus espacios amplios, su base neutra, sus toques de diseño y su forma de exponer los productos.

La firma ha elegido un edificio diseñado originalmente por los arquitectos Philip Johnson y John Burgee. Se trata de un edificio postmoderno de ocho pisos y que, para esta nueva etapa, ha sido rediseñado por el arquitecto David Chipperfield. Desde la calle, destaca en primer lugar la nueva fachada, donde en los niveles inferiores se puede ver la tienda con un revestimiento de barras de latón verticales y el logotipo de la empresa en un corpóreo fabricado en el mismo material.
Una vez dentro, resulta de lo más llamativo la altura libre de la planta baja de (8 m) y una imponente escalera escultórica, que en realidad está construida a base de rampas. Todas las paredes, suelo y escalera están acabados con el mismo revestimiento, un terrazo Gris Palladiana, con el fin de lograr homogeneidad y vincular los diferentes espacios.

En lo que se refiere a materiales, el diseñador ha optado por diferenciar algunas zonas con un cambio de suelo; en concreto, una combinación de cuadrados negros sobre fondo blanco.
Y por último, analizamos los toques singulares de la decoración de la tienda, encargados de plasmar la personalidad de la marca. Según el propio Valentino, el concepto de la tienda debe aunar en un mismo espacio lo antiguo y lo nuevo para conseguir así un ambiente Palazzo. Ese ambiente está logrado en gran medida por los siguientes elementos:

Una gran lámpara colgante

Situada en la planta baja con una multitud de focos y acabado de latón.
Baldas en una disposición original

También ubicadas en la planta baja, son utilizadas exclusivamente para bolsos colocados por color. Se trata de 39 baldas que se separan de la pared gracias a su soporte y que son iluminadas por la lámpara colgante mencionada anteriormente.

Expositores de complementos

Colocados en el centro de la tienda, el uno hecho con madera y vitrina de cristal, de diseño sencillo y elegante y el otro elaborado a base de mármol como contrapunto al anterior.

Expositores de ropa femenina

Sencillas barras negras de suelo a techo con uniones horizontales para estantes y para colgar perchas. Los espejos están fabricados con el mismo sistema de barras.

Expositores de ropa masculina

Se diferencian por su sistema de barras suspendidas de la pared, que se encuentra ligeramente separada del tabique y no llega a recubrir toda la altura, de tal manera que el soporte de las baldas y las perchas cuelga de dicha pared.

Expositores de zapatos

Combina el mismo sistema de baldas utilizado para los bolsos y los módulos centrales de mármol y madera, sumando también unos cubos sin trasera suspendidos de la pared.

Iluminación

La luz general está basada en unos focos discretos y nada recargados, colocados sutilmente, todos ellos siguiendo una línea o formando un rectángulo. Como complemento, se le añaden lámparas colgantes, que además de decorativas contribuyen a aportar ese toque diseño a la iluminación.

Para más información visiten: David Chipperfield 
Vía: Decofilia