lunes, 13 de junio de 2016

Jamón ibérico con champán, ahora en Malasaña.

Hace unos meses les animábamos a experimentar la singular experiencia gastronómica que Bocadillo de Jamón y Champán propone en el establecimiento que el estudio de arquitectura Lucas y Hernández-Gil ha diseñado para ellos frente al Retiro madrileño. Hoy presentamos el tercer local en la capital de esta original cadena de restauración, esta vez ubicado en la calle Pez 36, en el céntrico barrio de Malasaña.

Una vez más, los arquitectos se han inspirado en el concepto gastronómico de Bocadillo de Jamón y Champán, para diseñar un espacio que transmite sencillez y sofisticación a la vez.
Se ha tratado de desarrollar una dualidad entre lo crudo (el jamón ibérico) y lo refinado (el champán) a través de los materiales y de la paleta cromática.
De esta manera, se han incorporado al proyecto referencias que nos acercan al mundo sofisticado y festivo del champán, como las formas redondeadas del mobiliario y los brillos de azul y latón de la barra.
Estos acabados pulidos y brillantes tienen su contrapartida en las texturas crudas de las paredes y suelos en tonos suaves, verdes y rosados, realizados con yeso teñido y tableros de cementomadera.
Funcionalmente el espacio, de traza alargada, 
se ha articulado en paralelo a la barra y dos grandes mesas compartidas.
Al mismo tiempo se quiso incorporar la singularidad del contexto – un edificio de finales del XIX con columnas de fundición – a la narrativa del diseño, con pinceladas de inspiración modernista.

Al igual que en otros proyectos de este estudio de arquitectura, mesas, taburetes y lámparas llevan su firma y se han diseñado expresamente para este establecimiento.

Para más información visiten: Lucas y Hernández-GilBocadillo de Jamón y Champán
Vía: diarioDESIGN