sábado, 25 de junio de 2016

Ideas para decorar con budas

Aunque se ha utilizado desde tiempos inmemoriales en la decoración de viviendas y locales de corte oriental, el empleo de Budas (Buddha) como complemento decorativo se ha extendido a todo tipo de inmuebles y estilos. Ya sea por creencia o por simple gusto, cada vez es más frecuente ver una cabeza o una figura de cuerpo entero en alguna estancia de la vivienda, principalmente en un entorno de estilo zen, pero no sólo.

En este post queremos mostrarles una pequeña introducción al budismo, quién fue Buda, cómo suele verse representado y unas cuantas ideas para decorar con budas.

Buda, también conocido como Sidarta Gautama o Buda Gautama, fue un sabio nacido en antigua república Sakia (en las derivaciones del Himalaya), cuyas doctrinas fundaron el budismo durante los siglos V y VI a.C. A partir de entonces se extendió por Asia, llegando a convertirse en una de las religiones más importantes en zonas como Japón, Tailandia o Tibet, siendo en la actualidad una de las más importantes del mundo.
El budismo es considerado una doctrina religiosa y filosófica no teísta basado en enseñanzas prácticas como la meditación, desarrollando actitudes como la bondad, la conciencia y la sabiduría. Buda siempre declaró ser totalmente humano sin proclamarse un dios. El budismo es la fe en el ser humano.
Podemos encontrar estatuas de Buda en diferentes posturas, denominadas mudras. Todas las figuras de Buda representan una de esas poses características, ya sea a través de gestos hechos con las manos o de bien de cuerpo entero Algunas de las más comunes son las siguientes:
1- Abhaya. Esta postura representa la protección, la ausencia del miedo y la indulgencia. Está representada con la palma de la mano derecha mirando hacia adelante y alzada a la altura del corazón. La mano izquierda queda en reposo sobre el regazo.
2- Bhumisparsha. En este mudra, se puede ver a Buda con la mano derecha extendida tocando el suelo y la izquierda sobre la pierna. Este gesto significa tener la tierra como testigo. Se dice que esta acción es una llamada a la diosa de la tierra (Sthavara) para que sea testigo del triunfo de la iluminación.
3- Dhyana. Gesto representado con las manos una sobre la otra (la derecha sobre la izquierda) en forma cóncava sobre el regazo y con los pulgares tocándose uno a otro. El hueco que forman ambas manos representa el vacío que es el necesario para liberar la mente y purificar el interior de uno mismo para poder llenarlo nuevamente de energía nueva. A este mudra se le conoce como el de la meditación.
4- Dharmachakra. Su significado es el giro de la rueda, un elemento sagrado dentro de la religión budista. El mudra Dharmachakra está representado con ambas manos, donde los dedos índice y pulgar de la mano izquierda están unidos y la palma de la mano queda orientada hacia el corazón (hacia el mundo interior), mientras que la los dedos pulgar e índice de la mano derecha miran hacia el exterior (hacia el mundo que nos rodea). Las manos quedan unidas entre sí mediante el dedo medio de la izquierda que toca la unión de la mano derecha, una alianza que conforma el círculo eterno de la vida.
5- Varada. Este mudra significa “regalo dando un gesto de compasión”, una postura de gracia simboliza la caridad, la bienvenida, la ofrenda y la sinceridad. En esta posición podemos ver a Buda con el brazo derecho extendido y apoyado sobre el regazo con la palma de la mano extendida hacia arriba. También es posible verlo de pie, en este caso el brazo está ligeramente estirado (no confundir con el mudra Bhumisparsha).
Familiarizados ya con el budismo, y comulguemos con él o no, vamos ya con las ideas para decorar con Budas y su integración en el interiorismo contemporáneo como elemento decorativo.
Hoy en día podemos ver principalmente dos clases de figuras: las cabezas y los Budas sentados (generalmente en las posturas Varada, Bhumisparsha y Dhyana). Todos ellos en multitud de acabados como en escayola blanca, en madera, dorados, en piedra tallada, de metal e incluso hechos en cera y convertidos en vela.
Es frecuente verlos como complemento sobre una consola (o incluso bajo ella) o aparadores; en la mesa de centro del salón acompañado de libros, flores, cajas u otros complementos. También es habitual encontrarlos con un pequeño pedestal que los eleva en agrupación de tres o más cabezas.
Otra ubicación frecuente suele ser en las estanterías o en pequeños estantes cuadrados hechos a medida para las cabezas.
Cuando tienen un tamaño mayor, éstos pasan a ocupar un espacio considerable dentro de la estancia, siendo el centro de atención de la decoración y el máximo protagonista. Cuando la intención es hacerlo más notorio, también es frecuente verlo de cuerpo entero.

Vía: Decofilia