lunes, 20 de junio de 2016

El hotel Cap Rocat en Mallorca, una fortaleza única en el mundo.


El hotel Cap Rocat en Llucmajor, edificado sobre la fortaleza militar del siglo XIX Cap Enderrocat, ha sido la primera fortaleza fuera del Reino Unido premiada por la sociedad británica Fortress Study Group. Los representantes de esta curiosa sociedad inglesa, dedicada a estudiar el patrimonio arquitectónico militar, acudieron el mes pasado al hotel para entregar este reconocimiento a Antonio Obrador, arquitecto responsable de la rehabilitación.

El grupo de estudio valoró la impresionante remodelación del conjunto como un trabajo respetuoso con la riqueza y patrimonio cultural y natural del edificio, que ha convertido una instalación militar en uno de los iconos hoteleros a nivel internacional.
Cap Enderrocat fue una antigua fortaleza militar situada en un cabo de la bahía de Palma. El primer estudio de la construcción de esta fortificación data de 1889 y tras diversas ampliaciones y usos, la fortaleza fue desafectada en 1996, para, en 2001, ser adquirida por una propiedad privada que la convertiría en hotel de lujo.
Mimetizada con su entorno, la restauración de la fortaleza supuso un reto a la hora de reconvertir sus austeras instalaciones militares respetando las estrictas normativas de un edificio catalogado como Patrimonio Cultural (categoría Monumento) y situado en una zona reconocida como Área Natural de Especial Interés.
Precisamente, su carácter defensivo fue uno de los principales problemas a los que se enfrentó Obrador en la remodelación. El equipo de Obrador tuvo que intervenir en un inmueble con valor arquitectónico, al que era preciso dotar con todas las instalaciones necesarias, solucionando múltiples problemas técnicos.
El éxito de dichas intervenciones fue esa mimetización, integrándolas totalmente en la arquitectura existente y desapareciendo dentro de la misma.
La sencillez de la naturaleza fue la principal inspiración de Antonio Obrador a la hora de desarrollar este proyecto, que, en su puesta en escena, defiende una depurada estética y una apuesta por la sencillez.
Las antiguas dependencias del fuerte se transformaron en habitaciones y en zonas de descanso en las que se han recreado diferentes ambientes y salones privados de uso exclusivo.
Cap Rocat en la actualidad ofrece 31 habitaciones y suites. Cada una de ellas cuenta con una terraza privada desde cuyos gacebos se puede divisar el infinito Mediterráneo al fondo, o la propia bahía de Palma, así como disfrutar de las mejores puestas de sol.
En un área aún más exclusiva si cabe, se encuentra la Suite el Cabo. Por su parte la Suite del Mar está situada en un espectacular enclave, cercano a la playa de Cap Rocat, ubicada en un antiguo huerto actualmente dedicado a plantas aromáticas para el disfrute de los clientes. Goza además de unas magníficas vistas al mar.
En 2015 se inauguraron tres nuevas habitaciones, Las Centinelas, ubicadas en los que fueran puestos de vigilancia de la fortaleza de Cap Enderrocat, excavados en la propia roca y transformadas en estancias de lujo con las comodidades y el estilo único del hotel. Los tres antiguos puntos de vigilancia secretos se transformaron en elegantes habitaciones que unen la singularidad de las paredes de roca viva y un refinado interiorismo.

La remodelación de este hotel de ensueño cumple en 2016 su séptima temporada.

Para más información visiten: Hotel Cap RocatFortress Study GroupAntonio Obrador 
Vía: diarioDESIGN