miércoles, 22 de junio de 2016

Cómo decorar una barra de bar

En el mundo de la hostelería ya hemos podido ver un variado abanico de locales, desde bares hasta restaurantes, pasando por heladerías y panaderías. En todos ellos hemos visto diferentes estilos, unos con aire desenfadado, cercanos a todo tipo de público con tintes vintage, otros más elitistas e incluso alguno de diseño futurista. Cada uno con su estilo, sus particularidades y su público, y todos con un diseño de interiores que no descuida ningún detalle. Y como de detalles va este post, en este caso vamos a ver cómo decorar una barra de bar.

A continuación enumeramos algunas opciones para diseñar la barra de bar, donde los materiales, el color y la iluminación dan forma a este crucial elemento en el diseño de bares.

Barras de ladrillo

En los bares más “normales” suele construirse la barra de bar con ladrillo, para después revestirla de otro material. Una alternativa es dejarlo visto y rematarlo con una encimera, o incluso añadirle algún elemento más, como pueden ser unos listones de madera para crear una secuencia.

Barras de piedra

Mármol, granito o cualquier otra piedra colocada en el bar como un potente bloque convierten las barras en un volúmen único que no necesita muchos más aditivos. Algunos locales optan por hacer un rebaje para acoplar los taburetes, y otro en cambio crean un elemento continuo y de forma curva para resaltar aún más las cualidades del material. Es el caso de las siguiente imágenes.

Barras de azulejo

Un recurso de lo más básico, pero no por ello menos efectivo. Este material ofrece una variedad inmensa de acabados, sólo hay que elegir su colocación (variada y aparentemente sin atender a un patrón), el color (un tono brillante para resaltar más aún) y su estilo (el azulejo de metro es uno de los más demandados).

Barras de metal

Una barra de bar puede crearse con planchas metálicas clavadas en la misma. Se pueden colocar de manera continua, una tras otra creando un juego con los tornillos de anclaje, o bien colocándolas de tal manera que parezcan salir una de otra como en la imagen que sigue a continuación.

Barras con tipografía

Independientemente del material base, el uso de letras, palabras o frases enteras, es una buena forma de decorar la barra. En estos casos, es preferible que el material en sí esté en un segundo plano para resaltar la tipografía.

Barras iluminadas

La iluminación se puede aplicar con una tira de led oculta bajo el saliente de la encimera o bien ser la absoluta protagonista de la barra, retroiluminando todo el volumen. Para ello es frecuente utilizar materiales plásticos que dejan pasar la luz a través de ellos.

Barras de una pieza

Suponen una forma de lo más original a la hora de decorar una barra de bar. Cuando se utilizan este tipo de barras, suelen ser el centro del interiorismo sobre el que gira todo el diseño del local. Estas barras pueden fabricarse por ejemplo en corian o con resinas que permiten tener una superficie continua sin que se aprecien las juntas.

Barras con acolchado

Con un textil apto para hostelería, también se puede diseñar una bajo barra. El resultado por ejemplo puede ser el de un bar de aire inglés como el de la siguiente imagen.

Barras con molduras

Una de las opciones más clásicas que siguen en boga gracias a las modas cíclicas y eclécticas. Una serie de molduras formando cuarterones, siempre será una buena opción para vestir la barra. El color elegido, hará el resto en el conjunto de la decoración.

Hasta aquí nuestra selección de las mejores ideas para aprender a decorar una barra de bar. Como ven, sólo hace falta echarle un poco de imaginación para hacer de este elemento el gran protagonista del local.

Vía: Decofilia