jueves, 9 de junio de 2016

57 Cajones por Alexey Rozenberg

Este apartamento está diseñado para una familia con dos niños pequeños. Se divide en dos partes desiguales, donde la primera parte está en el sector delantero de la vivienda, cerca de la entrada. Esta parte consta de una cocina, una sala de estar, un comedor y un dormitorio principal. La segunda parte es más pequeña y se encuentra en la parte posterior de la vivienda, destinado a los niños. Aquí hay dos habitaciones y una zona de juegos. Un pasillo largo conecta estas dos partes con cuartos de servicio a lo largo del camino: un armario, una despensa, un lavadero y dos baños.

La parte delantera de la vivienda se ha diseñado como un espacio de flujo libre, donde cada área mantiene una conexión visual con las demás. El dormitorio principal también se involucra en este espacio y está conectado por anchas puertas y aberturas a modo de ventanas. La cama se eleva sobre un podio y se oculta detrás de una pared de ladrillo, lo que limita su visibilidad desde cualquier ángulo de la sala de estar. Por lo tanto, el living recibe una extensión visual, pero el dormitorio sigue conservando su intimidad. Un volumen prominente en la sala de estar mejora la relación espacial entre el dormitorio y la sala de estar. Este volumen no alcanza el techo y se recorta con láminas de metal negro para enfatizar la sutileza de esta estructura.
La sala de estar se eleva sobre un podio y se aparta de las ventanas de la fachada. La iluminación es moderada, causando un confort especial y una vista magnífica desde las ventanas. La sala de estar está separada del pasillo por estanterías que están organizadas en la composición común con un gran diván para leer y el cual tiene espacio de almacenamiento. Se puede subir a ella usando una escalera movible.
El frente de la cocina se establece a lo largo de toda la sala de estar y el comedor. Esto permite ajustar un montón de utensilios de cocina. El bar es personalizado, con ruedas para desplazarlo fácilmente a lo largo de la cocina. La mesa de comedor (también diseñada por el arquitecto) tiene proporciones inusuales: la encimera es estrecha y larga. Dicha tabla se alarga visualmente hacia el área del comedor y sirve como nexo de unión entre la cocina y la sala de estar.
El espacio dedicado a los niños originalmente era muy alargado. Como solución, la sala de juegos se sitúa alejada de las ventanas. Sus paredes están hechas parcialmente vidrio, a modo de no perder la luz natural. Las dos habitaciones de los niños tienen un diseño similar y cada uno consta de tres partes: una cama elevada sobre un podio de madera, una zona blanda con un sofá y una zona de trabajo con un escritorio y con mayor cantidad de luz. Este diseño justifica la naturaleza alargada de las habitaciones de ambos niños. Las paredes de vidrio separan las zonas blandas y de trabajo de habitaciones de los niños - el espacio se expande visualmente y añade luz. Sin embargo, cada niño usa cortinas para crear privacidad.
Hay varias texturas diferentes en la decoración: ladrillo oscuro, tablas de roble, láminas de metal negro, baldosas de cerámica y yeso en bruto y los tabiques de cristal son ampliamente utilizados en el interior. La sala de juegos está decorada con corcho tintado. Todos los materiales están sujetos a jerarquía específica y como tal, crean un conjunto armonioso
El autor diseñó particiones en forma de Z para organizar el espacio que fluye dentro de la zona de invitados y su forma es fácilmente visible desde el lado. Los tabiques dividen claramente las zonas y son amplias visualmente. Esta solución es especialmente importante para la sala de estar. Una persona experimenta dos emociones opuestas al estar en esta sala. Por un lado la sensación de seguridad y confort - debido a su intimidad. Por otra parte, la sensación de espacio adicional, debido a que el área se expande en todas las direcciones por encima de los tabiques en forma de Z.
Hay una gran cantidad de podios en el interior, y juntos crean un intenso "paisaje". Sin embargo, su función principal es utilitaria, ya que todo el espacio por debajo está dispuesto para almacenamiento. En total hay 57 cajones debajo de los podios, además de dos armarios y despensas. Los propietarios no debieran comprar muebles de almacenamiento gracias a esta solución.

Para más información visiten: Alexey Rozenberg