jueves, 9 de junio de 2016

1954: Butaca Martingala

La butaca Martingala fue diseñada por el italiano Marco Zanuso en 1954 para la firma Arflex con motivo de la X Triennale di Milano celebrada ese mismo año, donde este sillón fue presentado oficialmente.

Marco Zanuso había tenido 3 años antes un éxito arrollador con su sillón Lady, por lo que este nuevo diseño se esperaba con mucha expectación.

Como evolución en la manera de concebir sus sillones, Zanuso decidió concebir este sillón como una única pieza de líneas suaves y envolventes, en lugar de construirla a parte de un ensamblaje de partes diferentes, gracias al perfeccionamiento de la técnica del poliuretano espumoso moldeado por parte de los técnicos de Arflex, firma para la que Zanuso trabajaba.

La butaca Martingala está formada por una estructura en bloque de metal con embutido en poliuretano moldeado y fibra de poliéster, un mullido con correas elásticas, un asiento-cojín embutido igualmente en poliuretano modulado a densidad diferenciada y fibra de poliéster y patas en acero cromado que apoyan sobre una pequeña base plana en nylon negro. Todo ello revestido de tela desenfundable en diversos tonos o tramas.

Lo peculiar de la composición de este sillón es la combinación de diversas gomaespumas de distintos espesores, más duras o más blandas según el esfuerzo que debe soportar cada zona al acoger al cuerpo humano.

La butaca Margingala fue el primer sillón completamente desenfundable y ganó la Medalla de Oro en la X Triennale di Milano, institución relacionada con el diseño, la arquitectura y las artes decorativas que aún hoy cuenta con centro permanente y exposiciones temáticas relacionadas con el diseño y que hacen de Milán una de las capitales mundiales de esta disciplina.

Como curiosidad, no hay que confundir este sillón con la butaca de mimbre que el mismo autor diseñaría en 1960 para Pierantonio Bonaccina y que precisamente lleva también el mismo nombre: Martingala Easy Chair.

Para más información visiten: Arflex
Vía: Decofilia