miércoles, 4 de mayo de 2016

Una vieja cochera se transforma en una luminosa vivienda


Una vieja cochera ha sido el proyecto gestionado por el estudio británico Intervention Architecture. El ha diseñado y gestionado la remodelación completa y ampliación de una antigua cochera victoriana para crear el estudio de un escritor. El espacio central, a doble altura, se ha llenado con luz natural, creando una zona abierta que conecta las dos alturas y abre las vistas hacia el jardín

Los proyectistas trabajaron codo a codo con el propietario con el objetivo de buscar soluciones al deseo de disfrutar e inspirarse de la visa hacia el jardín trasero. La carpintería se diseñó a medida, de modo que parece oculta y permite que los espacios principales sean de planta abierta, dejando a la vista todos los espacios a través de generosos huecos
La planta baja del estudio ahora contiene un salón principal con cocina abierta y comedor, cuarto de baño y espacio de almacenamiento. La cubierta del entresuelo incluye una zona de dormitorio y el espacio de trabajo para el escritor.
Para la fachada exterior se buscaron soluciones que no entraran en conflicto con el estilo de las cocheras de las grandes casas victorianas que predominan en la calle. Para ello se pintaron puertas de imitación de madera. La puerta de entrada, también en la parte delantera, queda apartada de la línea de calle y crea un espacio profundo en la fachada.
El carácter del edificio se desarrolló como cochera debido a su escala en contraste con la villa victoriana adyacente. Este carácter ha influido en gran medida en la selección de la paleta de materiales cuidadosamente seleccionada, como los ladrillos azules que se recuperaron del interior y que se utilizan como pavimentos exteriores.
Una pared medianera existente de ladrillo une el frente del espacio en la parte trasera, que se ve reforzada con las líneas que marcan los cables eléctricos y destaca los elementos estructurales de acero. El suelo, de tablas de madera de roble acabadas en cera natural, crean una sensación suave, acogedora y cálida dentro del espacio, que se yuxtapone con un área de cocina en tonos de grises industriales, colores utilizados en las baldosas de porcelánico y la encimera de cuarzo.

La mayor parte de los elementos estructurales, como la viga que da soporte al entresuelo, han quedado a la vista, subrayando ese aspecto semiindustrial de la vivienda. Gracias al buen entendimiento entre cliente y estudio, la casa cochera tiene un toque contemporáneo y estimulante tanto para vivir como para inspirar a un escritor. 

Para más información visiten: Intervention Architecture
Vía: Decoramus