viernes, 6 de mayo de 2016

Restaurante 80 Grados Las Tablas. Renovación a lo Madrid in Love.

Seis años después de su apertura, el restaurante madrileño 80 Grados Las Tablas ha renovado totalmente su imagen. El conocido estudio de interiorismo Madrid in Love ha sido el encargado del proyecto que ha dotado al restaurante de un aspecto más joven, fresco y moderno, en línea con su atrevida propuesta gastronómica y la personalidad de su clientela habitual.
La renovación de 80 Grados Las Tablas ha sido completa y resulta ya evidente desde el exterior del local, donde se han agrandado aún más los ventanales y se ha sustituido la carpintería existente por otra más contemporánea con dibujos geométricos. El resultado es un restaurante más abierto a la calle que llama la atención desde lejos.
Sin embargo es en el interior donde se concentra la mayoría de los cambios. Aquí se ha querido diferenciar los dos espacios que componen el restaurante, zona de barra y comedor, usando materiales diferentes para los suelos. Laminado de madera, más cálido y acogedor, para la primera y un suelo hidráulico hexagonal con motivos geométricos en tres colores para la segunda.
La barra, que se ha convertido en uno de los puntos de atracción del restaurante, se ha revestido con una impactante tela de camuflaje en tonos tierra a juego con los taburetes hechos a medida y una espectacular encimera de mármol blanco volakas.
Además, unos toldos blancos de caña natural sobre el mostrador y unas divertidas lámparas de mesa de color amarillo que imitan cascos de obra terminan de dar a esta zona un aspecto divertido y diferente.
Otro punto fundamental en la nueva decoración de 80 Grados Las Tablas es la iluminación. Aquí, el equipo de Madrid in Love ha creado una atmósfera agradable y acogedora con el uso de iluminación led en la barra, los botelleros, los respaldos de los bancos y mesas retroiluminadas.
El alumbrado se completa con lámparas de techo en latón, otras de porcelana con forma de búho, sombreros que cuelgan del techo del comedor, etc.
Finalmente, un buen número de pequeños detalles decorativos (jarrones de porcelana con forma de cabeza de mujer, pequeñas esculturas de astronautas, pintalabios y miniaturas de coches en los techos de los baños, etc.), terminan de dar al restaurante una personalidad propia y el ambiente joven y desenfadado que se buscaba.
Lo que permanece igual es su propuesta Gastro XS, basada en platos de alta cocina de pequeño tamaño elaborados con técnicas de cocción a baja temperatura que han caracterizado su cocina desde el inicio. Su carta está compuesta por una amplia selección de miniplatos fríos y calientes. Mención aparte merece el apartado de bebidas, donde se pueden encontrar propuestas tan sugerentes como el ya famoso DisTinto de verano con espuma de limón, un Agua de Valencia muy original o el Daikiri de fresa natural.

Para más información visiten: 80 GradosMadrid in Love 
Vía: diarioDESIGN