sábado, 7 de mayo de 2016

Pasillos de hotel: conjugando diseño y funcionalidad

Decorar espacios comunes en entornos públicos ofrece infinidad de posibilidades a nivel creativo. Hoy hablaremos del diseño de pasillos de hotel; una zona de paso estratégica de alto tránsito que precisa de una depuración formal y estética mayor. A la hora de diseñar el pasillo de un hotel entran en juego factores como la orientación a la hora de circular, su arquitectura, sus materiales y, por supuesto, la iluminación y la señalética, claves para el correcto ritmo diario.

Arquitectura e iluminación
El diseño formal de un pasillo viene condicionado por la arquitectura propia del edificio que lo alberga (paredes rectas, curvas u oblicuas). Sin embargo, nosotros podemos intervenir sobre ella y simular geometrías diferentes que podremos potenciar con una iluminación ambiental integrada. Lo más recomendable es interactuar con las paredes revistiéndolas con lamas, listones u otras formas geométricas, bajando la altura de los techos o modificando los marcos de las puertas para redefinir un nuevo volumen espacial que sorprenda a los huéspedes y diferencie nuestro pasillo de otros hoteles.

Materiales
La estética de un espacio se determina tanto por su forma como por sus acabados. Jugar con ellos nos permite crear diferentes atmósferas, evocando sensaciones que se adapten a los diversos perfiles de clientela de cada hotel. Para ello podemos emplear despieces de diferentes materiales en tonalidades contrastadas para reforzar la geometría del espacio o bien resaltar, a través de ellos, nuevos juegos visuales en dos dimensiones. Por ejemplo, si buscamos recrear un ambiente contemporáneo y actual podemos optar por líneas rectas y diagonales de color que se distribuyan de suelo a techo en múltiples direcciones. Por el contrario, si buscamos lograr un ambiente más clásico y señorial, podemos optar por enmarcar las puertas con un material diferenciado o panelar las paredes con tableros y molduras en una combinación de blanco y negro que, por sus cualidades, nos ofrecerán un ambiente más sereno y distinguido.
Señalética

La señalética es la clave para el buen funcionamiento de un espacio colectivo, nos orienta y nos dirige en todo momento a través de elementos de diseño gráfico. En el caso de los hoteles, la numeración de las puertas de las habitaciones suele traer consigo cierta confusión para los huéspedes que llegan desorientados. La clave está en jugar con elementos claramente visibles, ya estén presentes físicamente o éstos se consigan mediante la luz. Una vez más, la iluminación nos permite proyectar, resaltar y dar contexto a elementos de diseño decorativos en el ámbito práctico aportando también un toque de diseño.

Como ven éstos son los tips básicos para lograr un espacio atractivo y funcional en el diseño de pasillos de hoteles.

Vía: Decofilia