miércoles, 25 de mayo de 2016

Mesas de comedor redondas

Si ha decorado su salón recientemente lo más probable es que haya tenido que dedicar un tiempo considerable a la elección del mobiliario, teniendo en cuenta todos los criterios necesarios: estilo, dimensiones, materiales y colores. Una vez decididos los muebles y distribución de la zona de sofás, llega la parte del comedor y con ella la difícil decisión sobre qué mesa escoger. 


Más de uno se ha visto obligado a dejar de lado sus preferencias por problemas de espacio: un comedor pequeño que sólo permite una mesa de 180 x 80cm y que por lo tanto tiene un acabado de cristal en vez de madera, o necesitar una mesa para ocho comensales y que esa mesa, con unas patas escultóricas que tanto nos gustan, sólo permita alojar seis sillas. Otra de las cuestiones en la que no se suele caer es en el formato del comedor, es decir, si nuestro espacio es rectangular o cuadrado, o si hay puertas próximas que marcan una circulación concreta y que por lo tanto disminuyen el área de comedor. Si su caso es el de un espacio cuadrado, entonces su comedor está pidiendo a gritos una mesa redonda. A continuación vamos a ver las diferentes opciones que ofrecen las mesas de comedor redondas:


Diámetro


Aunque parezca mentira, existe una amplia gama de medidas que pueden ir desde los 70 cm a los 180 cm de diámetro. Las más pequeñas son perfectas para cocinas pequeñas o terrazas estrechas, en estos casos suelen ser más útiles para desayunos o tentempiés; mientras que las más grandes se utilizan en grandes eventos como pueden ser las bodas donde se sientan de 8 a 10 personas en una misma mesa. Para un salón de casa, las medidas más frecuentes giran en torno a los 120 y 150cm.

Por otro lado, también existen modelos extensibles, pero lo más frecuente es que se conviertan en un óvalo, por lo que también habrá que contemplar si ésta cabría en el salón cuando se ampliase.


Materiales

Como en cualquier mueble, las mesas de comedor redondas también podemos encontrarlas en todo tipo de materiales: maderas, piedras, metales, lacas, cristales, corian, porcelánicos, plásticos, etc. Y si queremos jugar con varios de ellos, es posible elegir un modelo que combine varios materiales, por ejemplo un sobre de madera con una base metálica.

Patas



Una vez visto el acabado, toca elegir la forma de nuestra mesa. Aunque sea fácil pensar que se trata de una pieza de mobiliario sencilla, y que ésta no da lugar a grandes diseños, podemos encontrar muchas mesas y muy variadas. Entre algunas de las opciones que podemos ver en el mercado encontramos modelos con una pata central de base redonda o cuadrada, mesas de una pata con tres o cuatro apoyos en la base, otras con varias patas inclinadas que salen desde el centro del sobre y se abren hacia el exterior, mesas con varias patas rectas entre el exterior del sobre y su centro, modelos de varias patas verticales alineadas con el borde la mesa o con una única pata central con un diseño muy escultórico.

El toque de gracia


Aunque nuestra mesa puede ser la que se lleve todas las miradas por su atractivo, no hay que olvidar que forma parte de un conjunto y que el resto de muebles (sillas, lámparas, alfombras)son igual de importantes, por eso hay que elegir estas piezas de tal manera que consigan resaltar aún más las propiedades del comedor. Su forma, color y material podrán ser de un estilo totalmente opuesto para crear contraste y lograr una fusión o bien estar en armonía al elegirlos de acabados similares. Tampoco hay que olvidar la guinda del pastel, así que no se corten a la hora de colocar algún complemento sobre la mesa: jarrones, flores o elaborados centros de mesa.

Como ven, todo un mundo a tener en cuenta el de las mesas de comedor redondas, así que ya saben, si su salón lo permite, no dejen de valorar esta opción que contribuye, mejor que ninguna otra mesa, a crear un buen entorno de conversación con la familia y amigos.

Vía: Decofilia