viernes, 13 de mayo de 2016

Las alfombras extralargas en la decoración del hogar

Son muchos los partidarios de retirar las alfombras en verano para aligerar el ambiente y volverlo más fresco pero, con la bajada de temperaturas otoñales, la necesidad de sentir algo calentito bajo nuestros pies cada vez es más grande. Así que no queda más remedio que volver a sacar nuestra alfombra del armario y devolverle a nuestra casa ese toque cálido tan ansiado en otoño. Además, no sólo será más agradable andar descalzos por casa, la alfombra también nos ayudará en la decoración de la casa.

Normalmente, cuando pensamos en alfombras, la mente se nos va al salón, donde nuestra alfombra estaría bajo el sofá, o incluso en el comedor bajo la mesa, o cómo no, una alfombra de pelo largo a los pies de la cama. Pero ¿y qué pasa con los pasillos interminables o las entradas alargadas? También son espacios idóneos para llevar el toque textil.

Existen en el mercado infinidad de estilos y tamaños de alfombras entre los que elegir. Un rasgo común para vestir con acierto nuestro hogar es decantarnos por formatos XXL en la medida de lo posible; favoreceremos el sentido práctico del uso de alfombras y evitaremos que se muevan, doblen o descuadren, al tiempo que lograremos una continuidad decorativa.

En algunas ocasiones podemos optar por alfombras estándar o mini y calzarlas bajo los muebles para fijarlas de un modo práctico, pero hay estancias que por unas condiciones u otras, como puede ser el caso de pasillos, recibidores, etc. no permiten recurrir a estos trucos, y por ello debemos elegir modelos específicos que nos hagan el día a día más fácil. Por ello, hoy nos centramos en las alfombras extralargas donde vamos a ver las ventajas que conllevan frente a otros modelos.

Entradas y pasillos
Sin duda, en estas estancias este tipo de alfombras se lleva el premio. Resultan perfectas dentro de la decoración de recibidores porque ensalzan la entrada y remarcan la pared donde se encuentra la consola, y en los pasillos son una solución estupenda para darles vida y hacerlos menos anodinos

En general, proporcionan un halo de elegancia y continuidad en los espacios en los que se encuentran, haciéndolos más acogedores. Podemos optar por modelos más clásicos o por diseños modernos y divertidos, además de poder elegir entre diferentes calidades. Recuerde que la decoración es un todo, así que no olvide combinar el color y estampado con el resto de la estancia.

Sobre suelos de madera
Si éstos son envejecidos o están sin tratar, podemos elegir alfombras finas e incluso artesanales, ya que el propio agarre del pavimento, gracias a su desgaste, crea una fricción que mantiene la alfombra en su sitio.

Sobre suelos pulidos o barnizados
En este caso es fácil que la alfombra salga volando en cuanto pongamos un pie encima, así que lo más adecuado y seguro es elegir alfombras gruesas y pesadas o bien con un buen antideslizante en su base. De esta manera la alfombra estará bien asentada y podremos caminar sobre ella sin miedo a que se mueva.

En baños y cocina
No suele ser habitual poner un alfombra extralarga en estas estancias, pero si le gusta la calidez en cada rincón de su casa, puede utilizarlas en baños que sean especialmente estrechos y en cocinas distribuidas en dos frentes, de tal manera que quede un espacio central alargado entre los muebles; eso sí, le recomendamos que esté lo más lejos posible de la zona de cocción para que no se llene de grasa.

Sea cual sea el lugar donde decida ponerlas, las alfombras extralargas siempre serán una opción más que acertada si busca un modelo práctico en el día a día.

Vía: Decofilia