jueves, 19 de mayo de 2016

La vivienda que quería ser museo, por Ryumei Fujiki y Yukiko Sato

El estudio de Ryumei Fujiki y Yukiko Sato (F.A.D.S /Fujiki Architectural Design Studio), diseñó esta casa para un amante del arte y artista aficionado que quería que su hogar fuera como un museo. De esta manera, el equipo de arquitectos planteó la vivienda, ubicada en Fukui (Japón), como un conjunto de cajas blancas de diferentes tamaños que enmarcan los espacios como si fueran fotografías y permiten circular por la casa admirando la colección del arte del propietario como si se estuviese en un museo.

A pesar del conglomerado de volúmenes, los arquitectos quisieron crear una estructura que pareciera lo más sencilla posible, con los espacios formando una única unidad conectada. Esta estructura también responde a la petición del cliente de que los transeúntes no puedan ver el interior mientras que se permite entrar el aire fresco y la luz natural. Además, el cliente quería poder dibujar tanto en el jardín como en el estudio, así que se incluyó un patio al que se accede directamente desde el estudio orientado al norte.
El encontrar el sitio adecuado para cada una de las piezas de la colección requirió un cuidadoso trabajo en el que los arquitectos comenzaron midiendo las muchas obras de arte que su cliente había reunido a lo largo de los años. A continuación, se llevaron a cabo varias reuniones para planificar dónde y cómo debían mostrarse cada una de ellas, entre otras cuestiones. Por ejemplo, la altura del techo de la sala de estar se basó en la medida de la pared que acomodaría una pintura de más de 1,5 x 1 m. Además, también se hubo de tener en cuenta que el propietario de la casa también tenía un gran número de viejos recuerdos, sobre todo discos de jazz.
Por otra parte, los arquitectos consideraron atentamente la interacción de la casa con el medio ambiente, debido a la dureza del clima de la costa del Mar de Japón. Lo primero de lo que se ocuparon fue de la nieve. La propuesta inicial -para un presupuesto limitado- fue una estructura de madera con un techo con una suave pendiente que eliminara la nieve de forma natural. Sin embargo, al final y debido en parte a la interacción con el cliente, se optó por un techo plano sin parapeto que se mantendría relativamente libre de nieve debido a la acción del viento.
El segundo reto fue crear un buen flujo de aire dentro de la vivienda. Para fomentar la ventilación natural, se creó, un diferencial de temperatura mediante el diseño de dos jardines: uno en el lado sur que se calentaría fácilmente, y uno en el lado norte, que permanecería frío, un tradicional método de diseño tradicional utilizado en las casas de Kioto.
El proyecto de Ryumei Fujiki y Yukiko Sato fue galardonado con el Golden A’ Design Award 2015-2016 en la categoría de Arquitectura, Construcción y Diseño de Estructura.

Para más información visiten: F.A.D.S. Design