miércoles, 11 de mayo de 2016

Diseño de hoteles: Adriatic, donde el lujo y el arte se dan la mano.


Situado en Istria (Croacia), junto al mar, es el único hotel que hay actualmente en el centro histórico de la ciudad de Rovinj. El edificio se construyó en 1913 y fue declarado monumento cultural en el año1963, pero es ahora, con 100 años de historia a sus espaldas, cuando ha podido ser renovado y actualizado. Para ello, un conjunto de creativos de diversas nacionalidades (Croacia, Austria, Italia, Francia, Eslovenia y Alemania). El estudio de arquitectura 3LHD fue el encargado de llevar a cabo el proyecto de diseño interior; en su filosofía está el interés por integrar la arquitectura con el arte y el paisaje urbano, y es eso lo que han hecho en el Hotel Adriatic donde la estética se encuentra en armonía con el patrimonio, llegando a posicionar el hotel como el punto de encuentro donde se reúne el lujo de la ciudad.


Fachada
Ésta se reconstruyó por completo manteniendo su historia y su tradición.

Interior
Una vez dentro del hotel podemos ver como una mezcla de estilos y elementos inunda cada estancia del mismo. Abundan las texturas, los colores y la elegancia, un ambiente que en conjunto es ecléctico, y es que cada sala fue tratada de manera distinta: la planta baja (común para todos los huéspedes) es agradable y acogedora, los pasillos y escaleras oscuros con un punto de misterio e intriga y las habitaciones luminosas, amplias y tranquilas.

Arte
Sin duda lo que más destaca de la decoración del hotel es el arte que recorre los rincones del edificio. Una colección cuyas obras de arte han sido expuestas en museos y fundaciones (Drawing Center, PS1, MAXXI y la Fundación Louis Vuitton) y que casan perfectamente con la arquitectura del hotel.

Salas comunes
En ellas destaca la envolvente, donde priman las tonalidades oscuras en paredes y techos, dejando al descubierto las instalaciones y ofreciendo a la decoración tintes industriales. A modo de contraste, el suelo se presenta en una tonalidad clara, con pequeñas teselas formando ondas y aportando un movimiento a la sala. El mobiliario se presenta variado, de tal manera que podemos ver piezas clásicas como la silla Thonet o un gran sofá Chester a modo de banco corrido, tapizado en un llamativo terciopelo azul, al mismo tiempo que vemos mobiliario de líneas modernas como los taburetes del bar y los apliques que iluminan las mesas.

Zonas de paso
Un tránsito casi en penumbra que han de hacer los huéspedes para llegar a sus habitaciones. Paredes, puertas, techos, suelos, barandillas y peldaños en un negro continuo, únicamente interrumpido por luces de neón que marcan el camino.

Habitaciones
Un pequeño oasis dentro del hotel, que permite al huésped encontrar la claridad que no hay en el resto de estancias. Paredes y techos blancos reflejan la luz natural, mientras que un suelo de madera en espiga aporta la calidez que sólo este material puede regalar a un interior.

El baño de las habitaciones, se presenta también luminoso con un juego de contrastes entre el blanco y el negro: paredes revestidas de mármol, grifería y estructura del lavabo negra y un suelo de gresite blanco y negro.

Para más información visiten: 3LHD
Vía: Decofilia