jueves, 5 de mayo de 2016

Dear Hotel, el más chulo de Madrid.


En breve es san Isidro, y las escapadas a Madrid se ponen a la orden del día. La capital llama como un imán y para hospedarse en ella hay opciones para todos los gustos… y los bolsillos. Dear Hotel es la última de ellas, ubicada en un emblemático edificio neoclásico de la Gran Vía, cerca de la plaza España.



Este nuevo proyecto nace de una premisa clara por parte de sus propietarios, la familia Sebrango, hacia el estudio de diseño Tarruella Trenchs: diseñar un hotel atemporal, que respetara e integrara los elementos originales existentes del edificio, mezclándolos con elementos más contemporáneos y cosmopolitas.
Los colores naturales y los materiales nobles abanderan por tanto el diseño, por su capacidad para aportar elegancia al tiempo que confort en todos los espacios.
En la entrada del edificio, la recepción destaca por una gran pared de lamas de latón retroiluminadas que aporta brillos, y reclama la atención de los visitantes. Un toque de pura tendencia que hará las delicias de los aficionados a Instagram por su original fotogenia.
La escalera principal del edificio, señorial, ha sido conservada para discurrir por las catorce plantas. Unifica con los pasillos en tonos neutros y agradables, y da acceso a las habitaciones, diseñadas a escala doméstica.
Cada una de ellas ha sido desarrollada para acoger al huésped para que se sienta como en casa, potenciando la luz natural y aportando calidez gracias a un suelo madera de roble. Algunos muebles reconocidos que van desde las lámparas de Apparatu y el clásico Funiculí de Marset hasta el taburete Backenzahn de e15 dan ese toque tan buscado de cotidianidad hogareña a las estancias.
Como contrapunto, se crea un juego de claros y oscuros con los baños, que tienen una estética más masculina.
En la planta catorce se encuentran el restaurante con terraza y el solárium, con una zona para coctelería desde donde poder admirar las vistas de Madrid. Se ha buscado potenciar la idea de jardín a través de grandes maceteros y jardineras con vegetación variada.

Otro de los pilares del diseño ha sido la comunicación gráfica, en la forma de diferentes tipos de merchandising, láminas y material del hotel, un guiño divertido que deja mensajes por todas partes creado por el estudio Fauna.

Para más información visiten: Dear Hotel MadridTarruella Trenchs Studiofauna
Vía: diarioDESIGN