martes, 3 de mayo de 2016

Damajuanas: El complemento perfecto para decorar


Sí, es cierto, llevan tiempo decorando los hogares de medio mundo, pero aún así las damajuanas siguen de plena actualidad, inalterables al paso del tiempo, y por eso hoy queremos dedicarles un hueco privilegiado en éste nuestro blog de decoración.


Si bien en su versión original (cubierta de mimbre con asas para proteger el contenido y dar estabilidad a su base), se emplea sobre todo en ambientes rústicos, lo cierto es que una vez se desprendieron “del abrigo”, la estética del vidrio interior hizo que se abrieran todo tipo de posibilidades para el diseño y decoración interior, convirtiéndose en el complemento perfecto para dar un toque rustic chic a cualquier espacio.

Veamos algunas curiosidades y trucos para emplearlas a la hora de decorar.


¿Qué es una damajuana?
Una damajuana en realidad no es más que un recipiente para líquidos, una especie de garrafa de vidro o de loza, de base ancha, cuello fino, formas redondeadas y tamaño considerable, que puede albergar entre 2 a 40 litros de líquido.

Tradicionalmente solían llevar una cobertura de mimbre (hoy generalmente plastificada) para facilitar su estabilidad y su transporte, al incorporarle un asa. Sin embargo a nivel decorativo hoy se reducen prácticamente en exclusiva al vidrio, eliminando la cubierta e incorporando en ocasiones el asa al propio recipiente de vidrio, formando parte de él.

¿De dónde viene el término Damajuana?
Existen varias leyendas sobre porqué las Damajuanas se denominan como tales, pero las dos más extendidas son éstas:

La primera vincula la procedencia del término al francés “dame-jeanne”, relacionándolo con una anécdota por la que la reina Juana I de Nápoles, tras refugiarse un día de tormenta en el taller de un vidriero, se interesó por el método de fabricación de botellas y probó a hacer la suya propia allí mismo, soplando tan fuerte que consiguió un recipiente de mucha mayor capacidad que el habitual (10 litros), motivo por el que se les acabó dando este nombre.

La otra versión lo vincula al Méjico de la mitad del siglo XIX, de manos de un vidriero del pueblo de Tijuana. Parece que por allí, su mujer, una tal Juana de los Milagros González, menuda y regordeta, comenzó a ir a la compra del vino diario con ese tipo de botella y día a día en el pueblo comenzó a popularizarse como “la botella de la Dama Juana”, como se conocía popularmente a la mujer, y así es como se la encargaban al vidriero al no saber cómo denominarla. A ello se unían las chanzas de los habitantes que asemejaban la forma de la botella a la propia Juana, de anchas caderas y unos cuantos kilitos de más, motivo por el cual se le acabó adjudicando ese nombre.

¿Cómo usar las Damajuanas en la decoración?
Como jarrón de flores frescas o ramas secas
Este sería su uso más típico. Aunque su función inicial era la de transportar líquidos, su particular forma convierte a las damajuanas en el perfecto jarrón para incorporar todo tipo de flores, ramas o ramilletes.

Sobre bancos, bancadas, consolas y aparadores
Si tiene un banquito decorativo o un mueble bajo como el de TV y no se le ocurre cómo darle algo de vida, pruebe a colocar una damajuana con ramas secas y verá cómo llena el espacio…

Lo mismo ocurre con las consolas para la entrada o los escritorios de trabajo: Una damajuana mitiga la frialdad de papeles, tijeras o libros y transmite una sensación de paz ideal para cualquier entrada.

Damajuanas sobre el suelo
Tanto en ambientes rústicos como modernos, las damajuanas sobre el suelo visten la estancia de forma muy particular. Póngala junto a un sofá, ubique varias bajo una ventana o colóquelas a izquierda o derecha de los escalones de un interior y verá cómo se llena todo de vida…

¿Por qué no más de una?
A pares o múltiples, una de las opciones más decorativas la hora de decorar con damajuanas es emplear varias de distinto tamaño y/o formato y colocarlas juntas, ya sea al mismo nivel (por ejemplo sobre una mesa de centro) o a distintos niveles (por ejemplo una apoyada en el suelo y la otra en un pequeño taburete).

Como centro de mesa
Otro de los usos típicos de toda damajuana en diseño interior es utilizarlas como decoración de centros de mesa. Ya sea sobre mesas de comedor, auxiliares o de centro, las damajuanas son una solución de lo más decorativa para decorar.

De colores…
Aunque la estética del vidrio transparente o verdoso queda perfecta como elemento neutro para decorar luego en cualquier color, también puede plantearse utilizar damajuanas vidriadas en distintos colores para conseguir un ambiente alegre y vital.

Como lámparas de techo
Si lo que le va es el DIY o salirse de los cánones establecidos, puede emplear las damajuanas como objeto de diseño disfuncional: introduzca un cable y una bombilla y conviértalas en divertidas lámparas de techo

… o como lámparas de sobremesa
Otra opción para reutilizar alguna damajuana guardada en el trastero es emplearla como base para colocar encima una tulipa o unas tiras de led en su interior y crearse una bonita lámpara de sobremesa.

Decorando las alturas…

El suelo o las mesas bajas no son la única ubicación posible para una damajuana: colóquelas sobre el dintel de la chimenea, sobre un frigorífico exento o sobre un armario bajo que le quede como desangelado.

Vía: Decofilia