viernes, 6 de mayo de 2016

Cerramientos de terraza: todo lo que hay que saber

Si tiene una terraza está de enhorabuena porque se acaba de inaugurar la primavera. Con la llegada del calor, se inicia la temporada del uso de exteriores. Pero, sabemos que el frío volverá, y cuando eso pase, se arrepentirá de no haber convertido su terraza en un espacio útil para todas las estaciones del año. 

Qué debe saber antes de llevarlo a cabo

Antes de empezar el proyecto, es importante una buena planificación ya que intervienen muchos factores que pueden estropear el resultado final de confort. Estos son los que debe tener en cuenta: mantener una temperatura adecuada según la estación, la orientación de la fachada, los materiales más convenientes, la distribución de la luz, la relación con zonas contiguas, las características del espacio y, por supuesto, el gusto personal de cada uno. Si vive en un edificio tiene que pedir permiso a la comunidad de vecinos y obtener la licencia correspondiente del Ayuntamiento de su localidad.
La temperatura perfecta
Lo ideal, es evitar que pasemos frío en invierno y demasiado calor en verano. Es importante evitar las pérdidas térmicas y las filtraciones de aire para conseguir una buena temperatura interior. La instalación del cerramiento repercutirá no solo en la comodidad si no en la factura de la luz.
La orientación

La dirección hacia donde mire su fachada puede beneficiarle o perjudicarle: una orientación sur es, en invierno, una acumulación de calor natural, pero, en verano puede convertirse en un invernadero. En cambio, la disposición hacia el norte será más fría lo que obligará a elegir materiales y sistemas especialmente aislantes.

Materiales
Los más comunes y económicos son el aluminio y el PVC. También existen materiales multicapas que mezclan diferentes materiales, como la madera, y hacen un buen trabajo de aislamiento. Por supuesto, con mayor presupuesto, también puede decantarse por el vidrio que es el más delicado de todos. Lo mejor es no escatimar en materiales y buenos sistemas de juntas para evitar un mal resultado en cuanto a temperatura.
La luz
Sin duda la luminosidad es una característica que siempre se busca, pero cuando viene acompañada de calor, es mejor tomar medidas. El techo será la zona más expuesta a la luz y, por tanto, al calor. Protegerlo con estores de colores neutros, para que no modifique con ningún color el ambiente.
Zonas contiguas
Al estar cerrando un espacio, no podemos olvidarnos de desagües o pasos de ventilación que podemos obstruir con la obra. Además, si vive en un piso es importante pensar en que el acabado final del cerramiento no desentone con el aspecto global de la fachada.
El espacio
Conecte interior y exterior y gane en amplitud. Unos grandes ventanales y una elección de suelos similares entre el interior y la terraza, será suficiente para conectar el espacio visualmente. Cerrando la terraza añadirá amplitud con un nuevo espacio a su casa, con las ventajas de un exterior: disfrutará de la luz y el calor todos los días del año.
El gusto de cada uno
Si lo de cerrar definitivamente su terraza no le convence, también hay una opción para usted. Instale un cerramiento en acordeón. Así, cuando quiera una terraza despejada se quedarán plegados en un lado sin ocupar espacio y si la despliega en los meses de invierno le protegerá del frío.
Decoración para su terraza

Ya que en esta propuesta se apuesta por la luz, que su elección del mobiliario también contribuya a ello. Escoja una paleta de colores claros: suelos, paredes techos y elija muebles de materiales de aspecto ligero como el mimbre. A la hora de tapizar, piense en telas lisas o de estampado pequeño en colores claros para dar continuidad al espacio. Puede integrar un toque de color para refrescar y añadir dinamismo al espacio con cojines o alfombras.

Vía: Habitissimo