viernes, 29 de abril de 2016

Viviendo en una villa alpina por Skupaj Arhitekti

La casa ubicada en el protegido pueblo alpino de Stara Fužina se encuentra en el Parque Nacional de Triglav y aborda el entorno tradicional con la interpretación de detalles característicos de la zona. Elegantemente erguida sobre una empinada ladera, la casa, debido a su atractiva orientación, captura vistas espectaculares e imponentes a través de todo el topográficamente diverso valle glacial.

La casa se emplaza en lo que antes era un taller de reparación de automóviles. La cumbre del tejado de la casa nueva gira 90 grados respecto a la original. Se distiende de forma perpendicular a la ladera empinada con el fin de aprovechar al máximo tanto el calor soleado como las vistas espectaculares. Hubieron algunos acuerdos con el Instituto Esloveno para la Protección del Patrimonio Cultural, quienes se encargan de la protección del patrimonio en los entornos urbanos y rurales y la preservación de la arquitectura en antiguos pueblos alpinos. La autoridad permitió el cambio basado en la explicación de que el pueblo ha sido generado naturalmente y desarrollado a lo largo de la historia siguiendo la lógica de micro-ubicaciones individuales.
Una atención especial se ha dado a los techos sobresalientes. Su concepción de diseño sigue el pragmatismo rural, por lo que tienen diferentes profundidades para cumplir con su función; un techo más largo que sobresale por encima de la entrada de la fachada norte y otro por encima de la ventana de cristal de la fachada sur (protección contra el sol). Son visibles a causa de su esbeltez que se enfatiza aún más por una fina cubierta de fibra de cemento gris y una estructura de soporte hecha de placas de madera encoladas en cruz.
La madera utilizada para aplicaciones estructurales y en muebles, fuera y dentro de la casa es de alerce nativo, engrasado o encerado. La piedra utilizada es la piedra local de construcción. Todos los elementos metálicos están hechos de chapa galvanizada diseñadas por el arquitecto. Las canaletas, por ejemplo, han conservado el motivo tradicional de las canaletas de madera fijas sobre ganchos de madera en el alero. El motivo se abstrae y se transfiere a otro material. Los canales en forma de V coinciden con las empinadas pendientes de los techos del antiguo pueblo en el fondo y con el valle glaciar con la misma forma a la distancia.
La planta de la casa es pequeña, pero se hizo un buen uso del espacio. La concepción permite futuros ajustes para adaptarse a las necesidades de los residentes. La sala de estar en el sureste está vinculada a través de una escalera con el dormitorio, que está separado solo por una serie de armarios. La planta baja del ala oeste alberga un apartamento independiente para alquilar que puede convertirse más tarde en una habitación. La casa puede adaptarse a una familia de uno o cuatro miembros.
La casa en Stara Fužina ha introducido nuevos materiales y detalles de construcción en un espacio rural tradicional y está concebido para constituir un lugar de residencia permanente a un miembro nativo de la comunidad. A pesar de su diferente concepción de detalles, líneas puras, falta de uso meramente decorativo de la madera, grandes superficies de cristal y hormigón a la vista en el interior, parece que esta casa ha estado ahí desde tiempos ancestrales.

Para más información visiten: Skupaj Arhitekti