martes, 19 de abril de 2016

Vesper Hotel en las playas de Holanda: un pequeño lujo desde 1904.

Estamos en Noordwijk Holanda, una localidad conocida por sus playas y campos de flores. Y famosa también por ser la base de operaciones científicas del European Space Research and Technology Centre ESTEC, parte de la Agencia Espacial Europea ESA. Su centro de visitantes Space Expo es una exhibición permanente sobre el espacio que atrae miles de visitantes cada año. En este centro vacacional, el estudio Akkerhuis, con sede en París, ha proyectado el Hotel Vesper, la remodelación de un pequeño hotel que data de 1904.

Situado a pocos pasos de la playa, Vesper encarna la combinación perfecta de diseño minimal y estilo vintage. Sus 27 habitaciones están diseñadas cada una de manera diferente y ofrecen a sus huéspedes una atmósfera diseñada para sentirse bien hasta el último detalle. En el caso de los baños, se han equipado con los productos de la gama Grohe SPA®, ideados para ofrecer a los clientes la experiencia de spa privado.
El vestíbulo, de cristal por tres de sus lados, así como casi todas las 27 habitaciones proporcionan vistas al Mar del Norte, un escenario en constante cambio. Cuando el sol se pone, el vestíbulo se sumerge en un ambiente cálido excepcional. A ello contribuye la espectacular estantería-plataforma hecha de bronce dorado, que cubre toda la pared del fondo del vestíbulo y recorre la escalera.
Esta estantería tras la barra, diseñada por Bart Akkerhuis, se extiende desde el espacio abierto de la barra y llega hasta el techo por encima de la segunda planta. Por encima, un tragaluz con elementos de cristal de colores crea efectos de luz extraordinarios, especialmente por la noche – el nombre del hotel, Vesper, significa tarde en latín.
Todos los planos de planta se revisaron por completo para permitir un diseño generoso de habitaciones y vestíbulo. En la planta baja, la fachada se abrió por completo hacia el mar para crear el máximo de puntos de vista al océano.
La apertura del vestíbulo y el bar, así como esta escultórica estantería, es visible desde el bulevar exterior, e invita a la gente a descubrir este espacio abierto, muy poco convencional, que funciona como cafetería y bar de bienvenida para los viajeros, así como local de noche.
La elección de los muebles mezcla de forma agradable lo viejo con lo inusual y lo nuevo. Clásicos del diseño, como unas sillas de Egon Eiermann de los 50, se acompañan de mesas de mármol con estructura de acero hechas a medida.
Y es que cada habitación presenta su propio esquema de decoración y mobiliario: elementos retro y detalles especiales en colores llamativos dan a cada habitación su personalidad diferenciada.
Además de mobiliario clásico holandés, los propietarios también han elegido los elementos individuales procedentes de los mercadillos de antigüedades francesas.
El color se alterna y se elige para definir diversos ambientes, ya desde el vestíbulo. En las habitaciones sorprenden con sus colores intensos. Son mas que azul, verde, rojo, púrpura o amarillas: los muebles refuerzan esta identidad cromática. La combinación de muebles de época, piezas a medida muebles de diseño y papeles pintados de seda logra ambientes mucho más personales.
Por su parte, los baños abiertos proporcionan una mayor sensación de apertura. Las diferentes suites y habitaciones de lujo ofrecen baños equipados con duchas de hidromasaje e incluso saunas. Porque “más que dormir bien por la noche”, remarca Michiel van den Berg, uno de sus propietarios, “ofrecemos un espacio para el ocio”.
Es por ello que se tomó la decisión de utilizar los productos Grohe en todo el hotel, lo que permite subrayar el carácter único de los baños. Para los lavabos y bañeras, los propietarios optaron por el diseño claro de las líneas de Atrio y Lineare. Muchas de las habitaciones están equipadas con sistemas de Grohe Rainshower®, duchas fijas de grandes dimensiones ideales después de un largo día en la playa.

Los cuartos de baño de las habitaciones Terraza y Grand Vesper Suites ofrecen la experiencia deluxe GROHE SPA®F-digital, equipada con luz, música y baño de vapor. Sinónimo del concepto de un spa privado, son duchas cuyos modulos de control individual producen colores, sonidos y una suave niebla de vapor. En combinación con duchas fijas y laterales, ofrecen la mejor experiencia de sentirse bien en el baño. Todos los sentidos son estimulados, la mente puede relajarse y el cuerpo se revitaliza.

Un escape de la rutina diaria. Como dice su eslogan, el ocio se eleva a la categoría de arte el Hotel Vesper, en Noordwijk.

Para más información visiten: Studio AkkerhuisVesper HotelGrohe
Vía: diarioDESIGN