lunes, 25 de abril de 2016

Una vivienda blanca y luminosa, por Cabré i Díaz Arquitectes

Cabré i Díaz Arquitectes son los autores de esta blanca y minimalista vivienda de obra nueva y cubierta a una agua, ubicada en la localidad barcelonesa de Sant Cugat del Vallés (España). La casa, que disfruta de espacios amplios y luminosos, y de unas generosas dimensiones en relación a la parcela, está destinada a ser habitada por una única persona aunque puede acoger hasta seis. Explican desde el estudio que “el objetivo prioritario del proyecto ha sido la búsqueda de la privacidad en relación al fuerte impacto visual y acústico de las edificaciones vecinas de la carretera adyacente de Vallvidriera”.

Externamente, la casa se presenta como un volumen unitario y solamente se utiliza un único material en la fachada y la cubierta (la parte ciega de su piel). De cara a cumplir la premisa de la seguridad requerida, se han creado unos cerramientos correderos que forman parte de la volumetría y permiten mantener el uso y disfrute del porche y patios interiores una vez cerrados.
Para ello, se ha utilizado plancha metálica perforada en los cerramientos de la zona del salón-comedor-cocina, en la zona del garaje y en la verja de la calle. El metal expandido proporciona un agradable y suave contraste con el resto de la paramentos exteriores blancos. En la misma línea, se han creado patios interiores que aportan luz y ventilación naturales a las estancias, a la vez que las aislan de los vecinos.
Dentro de la edificación, el blanco se extiende por toda la vivienda, convirtiéndose en un lienzo sobre el que cobran vida las piezas de mobiliario o de iluminación en un diferente color y textura. En la planta baja, la sala de estar, el comedor y la cocina comparten la misma estancia comunicada con el exterior a través de amplios ventanales. Aquí arranca la liviana escalera -también blanca- que conduce a la segunda planta, donde se encuentra el espacio privado de la vivienda.

Para más información visiten: Cabré i Díaz Arquitectes