viernes, 15 de abril de 2016

Qué tener en cuenta cuando quiere pintar la fachada de su casa

Cuando llega la primavera la naturaleza se ve excelente, todo el color es brillante, la hierba es aún más verde y el cielo más azul si cabe… y las nubes están entre el blanco y grises tenues. Quizá con los colores tan brillantes de la naturaleza se da cuenta de que la fachada de su casa está sucia, se ve fea y en mal estado. Cuando se da cuenta de esto, es probable que lo que quiera es mejorar la fachada de su casa, pero antes de hacerlo tendrá que saber algunas cosas que deberá evitar para que quede bien.

No lavar la fachada
Cuando quiere pintar su fachada y ve que está muy sucia, un lavado a presión puede ser lo más tentador, porque no quiere pintar literalmente sobre cualquier superficie que esté sucia o llena de mugre. Si quiere lavar la suciedad acumulada o los residuos de pintura antiguos, debe saber que es un trabajo complicado en el proceso de pintura. Pero claro, también debe garantizar que la pintura vaya a quedar bien.
Aunque crea que es mejor enjuagar únicamente los mohos o los hongos que se hayan desarrollado en la pintura vieja, un lavado a presión es aconsejable. Si hace un enjuague superficial estará pintando sobre sucio, por eso es mejor alquilar un equipo para limpiar a presión y hacerlo. Pero recuerde dejarlo secar del todo antes de empezar a pintar.

Asegúrese que no hay plomo en sus paredes
Es muy importante para su salud que se asegure que sus paredes no tienen plomo y necesitará el asesoramiento de un profesional. Casi tres cuartas partes de los hogares en Estados Unidos antes de 1978 tienen plomo en la pintura (la misma pintura con base de plomo que se ha demostrado que ha causado retrasos en el desarrollo de los niños y una serie de problemas en la salud de adultos). Así que antes de empezar a pelar la pintura de su fachada, deberá asegurarse de que no contiene el material de plomo.
Lo más inteligente en estos casos es contratar a un profesional que haya tratado anteriormente con base de plomo. Así esa persona será capaz de determinar cómo es mejor sacar la pintura y hacerlo con las medidas de seguridad adecuadas.

No lo quiera hacer rápido
No quiera pintar la fachada de su casa en tan sólo un fin de semana. No confíe en los profesionales que le dicen que pintarán su casa en tan sólo dos días a no ser que hayan más de seis profesionales trabajando a la vez. Esto es así porque las paredes para pintarlas tienen que estar en buen estado, y además de estar limpias también se deberán reparar los posibles desperfectos que tengan (como lijar o rellenar partes caídas). Los profesionales necesitarán como poco 4 días si son 3 profesionales pintando y si va a pintar usted su propia fachada con un amigo, debe saber que como mínimo tardará una o dos semanas en acabarlo todo. Es mejor hacer las cosas sin prisa, pero sin pausa.

Tenga en cuenta el tiempo
Si quiere pintar la fachada de su casa deberá tener muy en cuenta el tiempo, ¡no vaya a pintar las paredes de su casa mientras está lloviendo! La lluvia es húmeda y si se mojan las paredes se correrá la pintura y todo su trabajo y su dinero se irán al traste. Quizá piense que es mejor que pinte su hogar en verano, cuando hacen unos 30 grados en la calle y que además, haya una buena brisa para que se seque rápido… pues tampoco está bien.

La pintura con mucho calor es casi tan malo que una pintura bajo la lluvia. Con la lluvia la pintura se va y con el calor excesivo se seca demasiado rápido y no se establecerá correctamente en la pared (se pelará y tendrá escamas). Es mejor pintar en primavera cuando ni hace mucho calor ni hay tantas lluvias como en invierno.