jueves, 21 de abril de 2016

Muebles de jardín, consejos para elegir el material más idóneo


Tener un jardín es una delicia, poder llegar a casa después de trabajar, echarse en una silla disfrutando del verde de la hierba, tomándose un café o un refresco con sus seres queridos, es algo que todos hemos soñado en más de una ocasión. Cuando tenemos el privilegio de tener un jardín, queremos cuidarlo y que se vea impresionante, con unos buenos muebles que nos duren mucho tiempo y que le den personalidad a todo el conjunto. Por eso elegir los materiales se hace casi imprescindible y aquí le vamos a dar unos pequeños consejos para que pueda elegir bien.

Para esta ocasión hemos pedido que nos asesore y nos aconseje uno de los responsables de la tienda online Ámbar Muebles. Sus creadores son conocedores al dedillo de todo tipo de muebles, desde los que podemos encontrar dentro de casa, como es el caso del salón o los dormitorios, hasta los que nos interesan en esta ocasión, los de exterior para el jardín.
Nos aconsejan que estudiemos bien el material que vayamos a escoger, ya que la elección de los materiales de los muebles es muy importante no solo por el aspecto que dan al jardín en sí, sino también porque según la climatología del lugar, la humedad, y otros factores van a verse condicionados a utilizar uno u otro material. Con suerte, en su amplio catálogo tienen una gran variedad de muebles de jardín que podremos ver e incluso comprar una vez sepamos el mueble que necesitamos y cuál nos gusta más.

Muebles de madera
Los muebles de exterior realizados en madera siempre quedan muy elegantes, sobre todo si son de pino, combinando los colores claros que sientan bien a estos espacios. El cuidado que hay que tener respecto a este mobiliario es sobre todo cuestión de la humedad de la zona, de la frecuencia de las lluvias y si se encuentran debajo de un toldo o a la intemperie.

Para que estos muebles le duren prácticamente toda la vida, deberá saber que los que más resisten el tiempo invernal son las maderas de teca o de acacia, por otro lado, y para darle mayores cuidados, tendrá que suministrarle periódicamente barnices que mantengan a raya los hongos e insectos.

Muebles de plástico

Si está buscando una solución barata para los muebles de su jardín, su respuesta es el plástico. Es un material que se ha generalizado y que gracias a su precio económico no son pocos los que se decantan por esta opción. Además de su precio, otra de sus ventajas es que es muy fácil de limpiar y transportar dado que son muy ligeros.

Aunque la ligereza es una de sus ventajas, también puede convertirse en un contrapunto dado que, si vive en una zona con mucho viento, es muy posible que al ser un material barato y no tan resistente como la madera u otros materiales termine por los suelos, rompiéndose. Por lo que se puede llegar a la frase de que lo barato a la larga puede llegar a ser caro, además que le aporta poca personalidad y buen gusto a nuestro jardín.

Muebles de mimbre

Las sillas o meses realizadas con mimbre le dan un aspecto fenomenal a su jardín, son muy resistentes tanto a la humedad como al sol y el calor. Aunque es capaz de resistir temperaturas muy bajas, es conveniente siempre tenerlas a buen recaudo cuando cae el invierno, ya que con el paso del tiempo puede incluso agrietarse y perder firmeza.

Otro de sus inconvenientes se trata de la limpieza, si no tenemos un mantenimiento de estos muebles, después nos costará mucho tiempo y trabajo limpiarlas ya que la suciedad se queda impregnada por los huecos entre las fibras que están trenzadas, pudiendo formar hongos.

Muebles de metal

Es muy común ver sillas y mesas realizadas con hierro forjado. Estos son muebles resistentes y que van a durar mucho más tiempo que cualquier otro. Los hay con una estética impresionante, con diseños muy logrados y que hacen del jardín un lugar único. Aunque como todo, necesita unos cuidados para mantenerse firme al paso del tiempo, ya que, si tenemos uno de estos muebles de hierro sin cuidado alguno, la lluvia, el viento y el sol van a terminar por oxidarlo y hacer que en pocos años se caiga a pedazos y sea inservible. Para ello no hay nada mejor que aplicarle pintura antioxidante.

Un metal un poco más caro, pero mucho más duradero incluso sin tantos cuidados es el acero. Este material es muy resistente y pesa incluso la mitad de lo que podría pesar un mueble de hierro, por lo que es muy fiable realizar una compra de este tipo de mobiliario, siempre y cuando esté dispuesto a pagar por él.

Entre los metales más económicos podemos encontrar el aluminio, un aliado duradero, barato y que requerirá pocos cuidados.