lunes, 25 de abril de 2016

La belleza y estilo de los azulejos en escama de pez

El azulejo y la cerámica vidriada en forma de escama de pez se han usado desde hace siglos y parece ser que vuelve a la palestra. Los azulejos en escama de pez se llaman así por recordar su forma a esta parte de la piel del pez, esa armadura quitinosa que lo protege y le facilita el desplazamiento submarino. Es un patrón que se ha usado para decorar, que sepamos, desde las vasijas de cerámica griega. Y todos los recordamos por su uso en el recubrimiento de las cúpulas eclesiales durante diferentes épocas y también por el redescubrimiento que hizo el modernismo de estos azulejos.

Como las estancias de la casa donde es más fácil encontrar azulejos es en el cuarto de baño y la cocina será en estos espacios donde encontraremos la mayor parte de los ejemplos de su uso.
Aunque no impide que se puedan usar en otros lugares como terrazas, balcones y patios. Su diseño geométrico natural y la posibilidad de mezclar colores hacen de éste un recurso muy útil.
El tamaño del azulejo tiene una gran importancia pues el efecto que produce es bien distinto. También existe la posibilidad de combinarlo con azulejos rectangulares o cuadrados ofreciendo un interesante contraste.
En la cocina nos ayuda a crear un ambiente determinado que vendrá condicionado por el uso del color y el tamaño. Es habitual usar el degradado de color y también la combinación de colores aunque el efecto que producen los azulejos de un solo color no deja de ser interesante pues ofrece una bonita textura.
Los azulejos pequeños en un mismo tono pero con degradado nos ofrece un aspecto retro muy interesante, en cambio un azulejo grande en un mismo color puede encajar perfectamente en el más moderno de los espacios.
Es curioso observar los diferentes estilos en los que se puede usar este azulejo. Desde ambientes de aire vintage hasta otros de inspiración oriental o exótica. Sin olvidarnos del estilo clásico o una revisión del mismo.
También podría valer para una reinterpretación de un espacio minimalista cuando nos olvidamos del color y nos quedamos simplemente con el patrón orgánico que nos ofrecen.
Recubrir una parte de la pared o una sola o todas son algunas de las opciones que podemos llevar a cabo. Vale la pena tenerlas en cuenta pues los resultados son muy diferentes y transmiten sensaciones completamente distintas.

La verdad es que las posibilidades que nos ofrecen estos curiosos azulejos son enormes. Habrá que tenerlos en cuenta a partir de ahora si vamos a hacer alguna reforma en casa.