miércoles, 20 de abril de 2016

Diseño de la recepción del hotel: el mostrador.


El diseño de la recepción de un hotel resulta un concepto apasionante dentro del mundo de la hostelería y al que dedicaremos el artículo de hoy por su carácter representativo y muestra de los diseños más originales. El mostrador de un hotel es el principal elemento de comunicación en la relación servicio-cliente, es lo primero que contemplamos y hacia donde nos dirigimos a nuestra llegada. Ésta es la razón por la que su diseño debe reflejar, de un solo vistazo, el espíritu corporativo, ya que supone la primera toma de contacto con el espacio por descubrir que se abre ante nosotros. Ya se sabe lo que dicen: nunca hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión. Veamos que caracteriza el diseño de recepción de un hotel.

Formato

El factor fundamental a la hora de llevar a cabo el diseño de la recepción de un hotel es su formato. Hasta ahora estamos acostumbrados a un único mostrador longitudinal a lo largo del cual nos situamos para que nos atiendan por orden de llegada. En la actualidad, la especialización del sector hostelero, según los perfiles de su clientela, ha determinado el desarrollo de nuevos formatos de mostradores de recepción adaptados a los diferentes ritmos de servicio. Los hoteles familiares y los de gama alta mantienen su apuesta por el clásico mostrador unilateral y de grandes proporciones. Los hoteles business, centrados en ejecutivos y agentes de negocios, han adaptado sus diseños a mostradores de menor tamaño, pero en mayor número, para atender con mayor rapidez la apretada agenda de entrada y salida de sus huéspedes. Los hoteles independientes y los hostels cuentan con mostradores de tamaño mínimo, tanto por requisitos espaciales como para ofrecer un atención más cercana.

Materiales
A la hora de la elección material entra de nuevo en juego la imagen de marca. El estilo y los materiales asociados al diseño de la recepción deben ir acordes a la imagen que se busca proyectar en su público objetivo. Existen diferentes recursos que nos ayudarán a definir espacios de diseño más exclusivo o visualmente más accesible. Como espacio de recepción, tan importante es elegir bien el diseño y los materiales del propio mostrador, como de su entorno más próximo, La pared trasera es uno de los puntos más llamativos, puede optar por originales diseños temáticos incluyendo elementos cotidianos en la rutina del viajero o de la arquitectura del lugar o bien, optar por materiales novedosos o visualmente atractivos por su acabado, como puede ser el caso de los metales preciosos de imitación o los revolucionarios diseños y despieces de los mosaicos cerámicos.

Iluminación
La iluminación no podía ser menos, no sólo por un tema de funcionalidad, si no por su valor simbólico que una vez más cobra gran importancia en el diseño de la recepción de un hotel. El poder decorativo de una iluminación bien estudiada se multiplica, por ello es un aspecto al que debemos prestar mucha atención.
La opción más sencilla pasa por recurrir a grandes luminarias colgantes que aporten un toque de diseño y de luz directa al ambiente, siempre que contemos con techos altos, si no es así, existen una gran variedad de focos de superficie que resultan igual de interesantes.
Si buscamos sorprender y crear una buena luz ambiente, podemos integrar la iluminación en la decoración del techo mediante foseados o falsos techos, o bien apostando por diseños escultóricos que pueden convertirse en el elemento protagonista de la recepción.
Si buscamos crear un clima de exclusividad, una elección de lujo puede ser la retroiluminación del frente del mostrador, como es frecuente ver en aquellos que se encuentran revestidos en onyx o en alabastro, logrando un efecto de grandiosidad, realzado por la luz.
Como ven existen multitud de recursos para conseguir un buen diseño de recepción de un hotel,

Vía: Decofilia