miércoles, 27 de abril de 2016

Carmencita Film Lab: vuelve la tienda de fotografía analógica.


El estudio de interiorismo Boubau fue el encargado de diseñar una tienda y espacio de trabajo muy especial en Ruzafa, el barrio más moderno de Valencia. Se trata de Carmencita Film Lab, un laboratorio de digitalización y retoque de fotografía analógica. Parece mentira, pero lo más moderno ahora es volver a tirar fotos de carrete. Así que auguramos un buen futuro a este establecimiento.

El concepto de tienda
Para la definición del concepto los interioristas tomaron como referencia principal la forma de trabajo metódica e industrializada que se realiza diariamente en el lab. En esta tienda de 150m2 se encadenan una serie de procesos desde que se reciben los carretes de los clientes que consisten en el revelado, escaneo, retoque, ensobrado y envío.
Se quiso generar un espacio diáfano y limpio que permitiera desarrollar la actividad en un ambiente cálido, urbano y mínimal con aires industriales. Para ello, Boubau dividieron tanto el espacio como los materiales en dos grupos. Por un lado, la zona de laboratorio, donde se han utilizado materiales industriales, y por otro una zona noble, donde predominan los materiales naturales.

El laboratorio
Para las zonas de procesos más mecanizados Boubau diseñó un entramado de cuadrículas metálicas, mediante rejillas de aluminio lacadas, que se situaron sobre las paredes del perímetro del local. Sobre esta retícula se disponen una serie de cestas, ganchos y diversos accesorios (dependiendo sobre la zona de trabajo en la que se encuentren) para facilitar el almacenaje y proporcionar el orden necesario para la tarea que se realice en dicha zona.
Siguiendo con esta línea, proyectaron una serie de estructuras de acero galvanizado que forman tanto las estanterías de la zona de almacén posterior como los bancos de trabajo donde se realizan las tareas más industriales del proceso. Estas estructuras galvanizadas se complementan con tableros de melamina de fácil limpieza, para la utilización y almacenaje de sustancias químicas.
En el área de trabajo dispuesta en la zona central del lab, combinan materiales industriales con materiales nobles, que aportaran elegancia y calidez al espacio. Para la elaboración del mobiliario han colaborado con Lebrel, junto a quien diseñaron las 8 mesas de retocado de imágenes y la mesa doble de dirección situada en la entrada. Para estas mesas combinaron tableros de madera maciza de iroko con patas de acero forjado lacadas en gris oscuro.
En este área, encontramos también diferentes elementos destinados al almacenaje como las taquillas metálicas para uso del personal, la zona office con un pequeña cocina y un patio interior de 7m2 utilizado como zona de descanso, que permite la conexión visual entre la zona de trabajo y la entrada del local.

La zona de venta y administración

Desde la entrada hasta el patio interior se sitúa la zona de administración/dirección y la zona de venta de carretes y de servicio de revelado, separadas por una estantería suspendida de acero.

Tanto la mesa y el aparador de la entrada, como la estantería y el mostrador han sido diseñados por Lebrel, que ha utilizado los mismos materiales que las mesas y estanterías ubicadas en el área de trabajo.

La iluminación del espacio conforma una parte muy importante del proyecto, debido a la tipología y uso del local. Para ello se ha dispuesto una iluminación indirecta sobre toda la longitud de la pared lateral izquierda, complementada con una serie de luminarias de carácter industrial sobre las zonas de trabajo del laboratorio. Además, en la zona de la entrada y la cocina se instalaron campanas suspendidas de diferentes colores. Todas ellas con tecnología LED y regulables, permitiendo cambiar el tipo de luz dependiendo del uso y el momento.

Para más información visiten: Boubau InteriorismoCarmencita Film LabLebrel
Vía: diarioDESIGN