domingo, 17 de abril de 2016

Butaca RA 1.15 por Rodrigo González

Inspirado en una flor de tulipán y una caja de cigarrillos, nace la Butaca RA 1.15, un sillón para fumar que fusiona cuero y madera. Diseñado por Rodrigo González, un arquitecto chileno radicado en España, en colaboración con el abogado alemán Alexander Sauer. Ambos logran un diseño con materiales nobles, que dan como resultado un mueble minimalista y orgánico a la vez, destinado para usarse en atmósferas distintas y en dos variantes de tamaño.

La Butaca RA 1.15, para fumadores de puros, es un sillón hecho de acero, pielmadera.
Es un mueble que ha sido pensado tanto para casas particulares, como para Lounges de Cigarros. Es un sillón que busca proporcionar al aficionado a fumar cigarros, un momento de retiro personal para relajarse y disfrutar fumando. Como un coche descapotable, al desprenderse de las bandejas proyectables para los accesorios de fumar, es también un sillón perfecto para un lobby de hotel o salón de club o familiar.
El sillón ha sido concebido por el arquitecto Rodrigo González con la colaboración y producción del abogado alemán Alexander Sauer, a partir de tres imágenes o referentes: la del típico sillón macizo de fumar de entre los cuales destaca el conocido “Chesterfield”, una flor de tulipán y de una caja abierta de cigarros.
Por una parte, se quería recoger la robustez señorial del sillón tradicional, pero con la ligereza de lo laminar, por lo que se pensó en vaciar los brazos y el respaldo, dejando sólo el volumen; aquí es donde el tulipán sugiere sus curvas como referente. Finalmente la imagen de contraste de la caja de habanos de madera con los tostados puros dentro, sugirió la materialidad de madera y piel.
Finalmente, se quería una estructura de apoyo muy leve y ligera, que permitiera tener la sensación de el sillón esta suspendido, levitando, a una pequeña distancia de la rutina.
A partir de aquí, se estudian con modelos, dibujos y visitas con los industriales que construyeron el prototipo, las medidas para que sea, sobretodo, muy cómodo y no sólo por un momento.
El remate del diseño lo conforman las bandejas de cedro español (también empleada habitualmente en la confección de humidores) incorporadas en los reposabrazos, que, al ser proyectadas desde el interior, sirven para depositar todos los complementos del acto de fumar, desde el corta-puros hasta una copa.
Para la tapicería, se emplea cuero “anilina puro” y de producción ecológica responsable, de tacto terso y suave; un cuero natural que se caracteriza por ser muy transpirable y de gran confort. El teñido de éste cuero se realiza en barrica, donde los tintes transparentes penetran el material para teñir la piel, sin aplicar ningún pigmento artificial a la superficie. De esta manera los poros se mantienen abiertos y las señas naturales del cuero, como grietas y/o picaduras de insectos se conservan, testificando la autenticidad y la alta calidad de este tipo de cuero, y otorgan la originalidad a cada pieza utilizada.
Toda la madera empleada es de silvicultura sostenible alemana. Los arboles de haya son talados a una edad aproximada de 120 años. Las placas curvadas de madera laminada, que conforman la estructura del cuerpo de la silla, está hechas con láminas de haya al interior y un acabado superficial de madera de nogal. No obstante, una vasta gama de otras maderas y diferentes colores de chapas están disponibles.
La construcción de la RA 1.15 es compleja y, por tanto, exige un alto nivel de precisión y artesanía. Un trabajo cuidadosamente “hecho a mano” en el procesamiento del cuero anilina; la cuidada y precisa preparación y encaje de las placas de madera laminada y los cajones, así como la fabricación de los cojines. La producción se lleva a cabo exclusiva e íntegramente en Alemania.

Para más información visiten: El purista