lunes, 25 de abril de 2016

7 errores frecuentes que se cometen al iluminar la casa

Iluminar la casa puede parecer bastante sencillo. Enchufamos la lámpara, le damos al interruptor, y ¡voilà! La estancia que antes estaba a oscuras está ahora totalmente iluminada. No obstante, hay ciertos errores que cometemos con frecuencia y que deberíamos evitar si queremos que el ambiente de nuestro hogar sea más confortable.



1. Colocar luces en hilera

En los últimos años se han puesto muy de moda las luces en hilera empotradas en la pared o en el techo. Esto da un toque muy moderno a la habitación, pero la iluminación resulta excesiva. Además, de aumentar considerablemente el consumo energético, no añade ninguna calidez ni personalidad a la estancia.

Si coloca este tipo de luces no conseguirá que el dormitorio resulte acogedor de noche. En lugar de colocar todas las luces en el techo, le recomendamos que coloque algunas lámparas de pie o de mesa, ya que de esta forma, además, no tendrá que forzar la vista si está leyendo o escribiendo. Las luces en hilera pueden quedar muy bien para organizar una gran fiesta, pero no proporcionan la intimidad y la calidez que da una lámpara de mesa cuando estamos en la soledad de nuestra habitación.

2. No contar con reguladores de iluminación

Muchos diseñadores de interiores consideran que uno de los mayores errores que se cometen a la hora de iluminar la casa es no contar con reguladores de iluminación. Este tipo de aparatos permiten controlar el nivel de iluminación que necesitemos en cada momento del día y para cada ocasión. Por ejemplo, una cena romántica sencillamente no es tan romántica si el comedor está iluminado como si fuera un estadio de fútbol.

3. Distribuir mal las lámparas

Colocar las luces en el lugar equivocado puede dar lugar a graves problemas de sombras. Por ejemplo, en el baño, si colocamos la luz arriba, pueden proyectarse sombras en la cara. En lugar de colocar una sola lámpara de techo, coloca apliques en el espejo para que su cara quede completamente iluminada y pueda verse bien.

Pero también puede ocurrir en la cocina. Si las luces están colocadas en el techo, cuando se ponga a preparar la comida, puede que las sombras entorpezcan la labor. Para ello, le recomendamos colocar luces en la parte inferior de los armarios. Si tiene el mismo problema en la oficina, coloque en su escritorio una lámpara de mesa.

4. Elegir lámparas de tamaño incorrecto

Este es uno de los mayores errores que cometen los propietarios de viviendas. Por ejemplo,una lámpara demasiado pequeña sobre una gran mesa de comedor o una lámpara enorme junto a un sillón hace que todo se vea desproporcionado. Para elegir el tamaño adecuado de las lámparas, tendrá que tener esto en cuenta. Además, debe saber que en las tiendas las lámparas suelen verse más pequeñas de lo que son en realidad.

5. No colocar las lámparas a la altura adecuada

Para una isla de cocina, la altura de una lámpara debe ser de entre 75 y 90 centímetros. Para una mesa de comedor de 1,67 metros desde la superficie de la mesa. Y si estamos sentados al lado de una lámpara de mesa, la parte inferior de la pantalla debe quedar a la altura del hombro.

Si la lámpara está demasiado alta, se verá cegado por la bombilla.

6. No tener en cuenta el color de la pintura de la habitación

No importa cuántas luces coloquemos en la habitación, sencillamente no tendremos la sensación de que está iluminada si las paredes son demasiado oscuras. Puede parecer obvio, pero incluso en tonalidades muy similares pueden notarse diferencias en la iluminación. Así pues, pintar con un color más claro, hará que la habitación se vea más iluminada.

7. Olvidar que las luces consumen energía

Es evidente que ya lo sabrá, pero es importante hacer un balance del gasto de la iluminación. Es cierto que las bombillas de LED son más costosas, pero a largo plazo suponen un gran ahorro en la factura de la luz.

Lo mejor es que antes de iluminar las estancias de su casa contacte con un electricista profesional para que le asesore en la colocación y el tipo de iluminación. A la larga se ahorrará grandes problemas.