miércoles, 23 de marzo de 2016

PX-IC : detectores de humo inalámbricos, con estilo propio


Preferimos las viviendas de un tamaño ajustado, pero también hay que pensar en productos prácticos para casas enormes, esas en las que es difícil enterarse de un incendio en el sótano si se está en un dormitorio de arriba. El fabricante alemán Pyrexx no solo ha pensado en ello, sino también en ofrecer unos detectores de humo inalámbricos que puedan pasar desapercibidos en la decoración de cualquier hogar, por eso creó el modelo PX-IC.


Con estos detectores es más fácil prevenir un incendio porque la alarma se va a oír en cualquier parte de la casa, ya que funcionan de manera inalámbrica, y poseen una potente batería de litio que dura más de 10 años, evitando así molestos cambios periódicos. La red inalámbrica de alarmas tiene la gran ventaja de que permite cubrir grandes distancias, transmitiéndose rápidamente la información de una habitación a la otra punta del edificio. Si tenemos instalado el módulo PX-iP y la app correspondiente en nuestro smartphone, lo sabremos desde fuera a través de internet, y conocer en todo momento el estado de nuestro hogar. De esta manera sabremos también el nivel de las baterías, niveles de contaminación de los dispositivos de alarma, así como la temperatura ambiente.

Detectores de humo en muchos colores y acabados diferentes
El fabricante Pyrexx ha creído conveniente que este tipo de dispositivos también deben poder integrarse en la decoración del hogar, por eso los produce en numerosos colores, y combinaciones de ellos, incluyendo un acabado plateado, dorado, de madera, y hasta con incrustaciones de cristales Swarosvki.

A continuación una lista con otras características que conviene tener en cuenta:

Cada PX-IC tiene un radio de uso de 60m2, en espacios de hasta 6 metros de altura de techo.
Posee un par de baterías de litio de 3v 2/3 A, que dan para un máximo de uso de 12 años.
La alarma sonora hace un ruido que supera los 85 dB.
Tiene una clase de protección IP 40.
El diámetro exterior es de 105 mm, y la altura de 38 mm.
Posee una tecnología doble de detección: humo y calor.
Está fabricado para soportar las condensaciones de una cocina, y evitar la entrada de insectos.
Posee función cíclica de auto-testeo.
Protocolo FSK (frequency shift keying).
Admite un máximo de 15 dispositivos conectados, y hasta 14 subgrupos, lo que significa un total de 210 detectores.

Para más información visiten: pyrexx